El Ministerio de Agricultura brinda adicionalmente capacitación a los beneficiarios

260 productores azuayos impulsan la producción de trucha y tilapia roja

- 07 de enero de 2016 - 00:00
El objetivo es que los agricultores diversifiquen sus actividades y tengan alternativas que los ayuden a sustentar la economía de sus familias.
Foto: Cortesía

El objetivo es que los agricultores diversifiquen sus actividades y tengan alternativas que los ayuden a sustentar la economía de sus familias.

El clima y las vertientes de agua son cualidades que aprovechan los pequeños productores de la provincia de Azuay, para desarrollar la producción de trucha y tilapia roja y así diversificar la actividad productiva en sus fincas, con el propósito de obtener ingresos adicionales.

Las dos especies son consideradas rentables y fáciles de manejar. Por ello, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), impulsa esa actividad, con la entrega de alevines (crías), en los sectores de Nabón, Chaucha, Molleturo, Girón, Santa Isabel y Paute.

Uno de los beneficiarios es Efraín Yumbla, habitante del cantón Paute, quien está dedicado a la actividad piscícola desde hace 4 años. “Dedicarse a la piscicultura puede ser muy rentable”, dijo Yumbla, quien recibió alevines de buena calidad de la Estación Arcoíris, de la Subsecretaría de Acuacultura, del Magap.

Yumbla contó que los mil alevines de trucha cuestan 30 dólares, mientras que los mil alevines de tilapia tienen un valor aproximado de 60 dólares.

Por medio de la Dirección Provincial Agropecuaria del Azuay, el Ministerio de Agricultura desarrolla la piscicultura apoyando en tres aspectos: la adquisición de alevines para la posterior entrega a productores; la dotación por parte de la Subsecretaría de Acuacultura, así como el subsidio en un porcentaje del valor de los peces y el transporte de estos.

Emma Mora Andrade, directora Provincial del Magap, destacó que a esto se suma la asistencia técnica en la construcción de piscinas para los peces, el tipo de alimentación que deben recibir, la limpieza del agua y mantenimiento de los estantes en la temperatura y profundidad requeridas; además de apoyo en la generación de contactos estratégicos para la comercialización.

La trucha es adquirida en la Estación Arcoíris, ubicada en el Parque Nacional Cajas, mientras que la tilapia -de clima más cálido- es llevada a Azuay desde la estación Cachari de Babahoyo, de la Subsecretaría de Acuacultura, lo que asegura la calidad de los animales y su crecimiento en el menor tiempo posible, debido a la selección estricta de reproductores y del alimento balanceado.

La cartera de Agricultura adquirió 87 mil alevines de trucha y 42 mil alevines de tilapia, y los entregó junto a la asistencia técnica a 260 productores de Azuay, con una inversión de más de $ 5.000.

Los productores que adquieren trucha o tilapia por sus propios medios, también reciben subsidio en el valor y el transporte de alevines, en más de un 70%.

Adicionalmente, la Subsecretaría de Acuacultura realizó la dotación de 15 mil alevines de trucha y 30 mil alevines de tilapia roja, a productores piscícolas de Gualaceo, Cuenca y Girón.  

En el cantón Gualaceo se entregó 6.500 alevines de trucha a 13 beneficiarios que tenían sus piscinas previamente establecidas y verificadas. Además, se dotó de más de ocho mil alevines de trucha a la Asociación San Pedro de Yumate, de la parroquia Molleturo, del cantón Cuenca, con lo que concluyó la entrega de alevines en el año pasado.

Porfidio Once, del sector Uchucay de Gualaceo, dijo que “es importante que el Gobierno Nacional nos proporcione apoyo para fortalecer esta actividad en la parroquia, ya que con esta dotación se está retomando esta actividad”.

Once contó que se dedicaba a esta actividad hace más de 20 años, pero tuvo que suspenderla por una modificación en los costos.

Recordó que en algún momento fue el proveedor de trucha de uno de los hoteles más grandes de la ciudad y comentó sentirse esperanzado de volver a salir adelante con la piscicultura.

En un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sobre el desarrollo de la acuicultura en Ecuador, se resalta que la piscicultura tiene alta potencialidad para convertirse en una actividad productiva que origine alimentos ricos en proteínas y accesibles a la población.

El documento precisa que los orígenes de la actividad se remontan a 1932, cuando se introdujo la trucha para repoblar lagos, lagunas y ríos en la Sierra.

Compromiso presidencial

La dotación de truchas y tilapia roja responde al compromiso realizado por el presidente de la República, Rafael Correa Delgado, el 30 de mayo del año pasado, durante el Gabinete Itinerante realizado en el cantón Girón. El Primer Mandatario se comprometió a dotar de alevines de tilapia a productores piscícolas de la parroquia Lentag.

Esta entrega fue efectuada a inicios de octubre por la Subsecretaría de Acuacultura, a cargo del Ministerio de Agricultura, a través de la Dirección Provincial de Azuay.

En esa ocasión, 30 mil alevines de tilapia roja fueron entregados a un total de 36 beneficiarios de la parroquia, quienes además recibieron asistencia en la implementación de piscinas y una validación de las mismas previo a la siembra de alevines. A manera de contraparte, los productores deben mantener los estanques y realizar el cuidado que los animales requieran.

Mélida Ochoa, beneficiaria de la entrega de alevines en cumplimiento con el compromiso sectorial 12.228, resaltó la gestión del Magap y afirmó sentirse confiada en la buena calidad de los animales, proporcionados por el Estado.

La piscicultura le permite contar con otros productos en sus terrenos para mejorar sus ingresos y sus condiciones actuales de vida. (I)

DATOS

La entrega de alevines está enmarcada en el potenciamiento del trabajo de los piscicultores de bajos recursos económicos y está dirigida especialmente a personas que practican la piscicultura de subsistencia.

Este beneficio se ha entregado a pequeños agricultores de Santo Domingo de los Tsáchilas, Morona Santiago, Loja, entre otras localidades.

Los beneficiarios reciben capacitación, asistencia técnica, giras de observación y días de campo en los cuales se abordan temas como las condiciones propicias para la piscicultura, el manejo del cultivo de tilapia, la preparación de estanques para la siembra de alevines y la alimentación de los peces.  

El objetivo del proyecto es que este producto tenga una óptima calidad para que pueda ser comercializado en las diferentes comunidades del mercado interno y para fines turísticos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: