El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.19/Oct/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Personas adultas mayores que desaparecen

"Desaparecen muchas veces por la inobservancia de responsabilidades".
21 de febrero de 2021 00:00

En sociedades como la ecuatoriana, el envejecimiento se asocia con factores negativos relacionados con la pérdida de acceso a recursos económicos, sociales y políticos. Esto responde a una lógica de mercado, en la que el valor social de las personas se calcula de acuerdo a sus capacidades económicas y generación de ingresos, lo cual limita de manera directa el pleno ejercicio de los derechos de las personas adultas mayores. Frente a esto, la responsabilidad del Estado es generar herramientas que respondan a las necesidades de este sector poblacional, que de acuerdo a datos del Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos, representan el 7% de la población.

El país cuenta con una Ley Orgánica de Personas Adultas Mayores expedida en el año 2019, en la cual se establece la obligación de brindarles atención prioritaria y especializada. Sin embargo, las desapariciones de adultos mayores muchas veces constituyen el resultado de la inobservancia de estas responsabilidades.

De acuerdo a datos brindados por la Fiscalía General del Estado (FGE) a la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH), desde enero de 2019 hasta agosto del 2020, el Sistema de Personas Desaparecidas registró 544 denuncias respecto a desapariciones de adultos mayores. De estás, 427 personas fueron localizadas y 117 aún se encuentran desaparecidas; de éstas, 12 casos pasaron a etapa procesal y tan solo 1 se encuentra en preparatoria de juicio. De los 104 casos restantes no se tiene información.

Por su parte, según el informe de Personas Reportadas como Desaparecidas de 2019, elaborado por la Dirección de Estudios de Seguridad del Ministerio de Gobierno, se registraron 1392 casos de personas desaparecidas sin resolver, de los cuales el 16% correspondía a casos de adultos mayores. En el mismo informe del año 2020, la cifra se reduce significativamente a 227 casos en investigación, de los cuales los adultos mayores representan el 8%. Esto sin tomar en cuenta el contexto de emergencia sanitaria en el que las posibilidades de denunciar han sido limitadas.

La Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro (Dinased), registró entre 2014 y 2019, 2134 adultos mayores reportados como desaparecidos, un promedio de 356 por año. En el análisis de la motivación de las desapariciones se distingue que un 24% estaría relacionado a maltratos físicos y psicológicos, 16% serían personas extraviadas, 9% por problemas sociales como alcoholismo o drogadicción, 1% a problemas económicos, 3% a problemas psicológicos, mientras que el 47% de los casos se relaciona a alguna discapacidad.

Sin embargo, estas cifras no reflejan el doloroso proceso por el que atraviesan las víctimas indirectas, quienes a diario se enfrentan a un sistema ineficiente, que no está en la capacidad de responder a las demandas de la población adulta mayor, y que estigmatiza y revictimiza a quienes buscan justicia y verdad. 


 

Contenido externo patrocinado