Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 5386

Volviendo atractivos los dobles

20 de agosto de 2011 - 00:00

El tenis en la  modalidad de dobles a nivel de jugadores que lo practican de una manera recreativa, tiene una gran popularidad, basta con visitar cualquier club  del país, especialmente en fin de semana, y podremos apreciar que prácticamente en todas las canchas deportistas de todas las edades  hombres y mujeres se divierten jugando dobles.

Entre las razones para que sea tan popular están el hecho de compartir tu lado de la cancha con otra persona, lo que genera que la  exigencia y el desgaste físico se reduzca.

El tener un compañero hace que se divida la responsabilidad y en caso de una derrota no afecta tanto la parte anímica, como cuando se disputa un partido de  singles, es decir se juega con menos presión; hay una constante comunicación entre los compañeros con el que se planean las estrategias, además se animan  y motivan el uno al otro.

Un partido de dobles  te permite socializar más que uno de singles, pues generalmente se juega de una manera más relajada, además, se lo puede jugar hasta edades muy avanzadas. No es raro ver doblistas que superan los 60 u 80 años moviéndose varias veces a la semana.

Por estos motivos, en los diferentes clubes,  canchas públicas y privadas, se organiza durante el año una gran cantidad de torneos de dobles para todas las  edades y categorías masculinas y femeninas, los que tienen  una gran cantidad de participantes.

Es muy claro que a nivel de tenistas amateurs  esta especialidad tiene una popularidad muy grande; la pregunta es: ¿por qué en el tenis profesional, los torneos de dobles no tienen el mismo atractivo para el público que los de singles?, y más aún si tomamos en cuenta que los asistentes son generalmente los mismos que disfrutan jugando dobles durante toda su vida.

De la misma manera, la cobertura de los medios, especialmente de la televisión, es muy reducida  y a veces inexistente.

Una de las razones principales es que la gente va a los grandes campeonatos  a ver jugar a las estrellas como Nadal, Federer, Djokovic, Murray, etc..., y la mayoría de las veces ellos no participan en las pruebas de dobles, prefieren reservar todas sus energías para los individuales.

Por eso la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), buscando aumentar la participación de los mejores jugadores en los torneos de dobles, aprobó varios cambios importantes, uno de ellos es que los jugadores puedan usar su mejor ranking, sea de singles o de dobles, para su inscripción, ya que anteriormente solo se podía emplear el ranking de dobles para registrarse en los torneos de dobles, y eso dejaba afuera a muchos tenistas que jugaban esta modalidad muy esporádicamente.

Pero los cambios más importantes fueron: eliminar la ventaja, al llegar a 40 iguales, el equipo que está devolviendo escoge el jugador que va a recibir el servicio,  y la pareja que gana ese punto gana el game.

El otro cambio, más drástico todavía, fue reemplazar el decisivo tercer set por el llamado match tie-break, en el que se impone la pareja que llega primero a 10, siempre con una diferencia de 2 puntos.

De esta manera se reduce sustancialmente la duración de los partidos y, por ende, el esfuerzo físico de los jugadores, lo que en teoría sería más atractivo para los  de singlistas, que semana tras semana avanzan hasta  “semis” y finales.

La idea ha dado algunos resultados positivos,  y actualmente podemos ver a los mejores singlistas participando también en dobles, por lo menos ocasionalmente.

No encontramos en la actualidad  un caso como el del estadounidense John McEnroe, quien en los años ochenta ocupó varias veces el primer lugar, tanto en singles como en dobles, simultáneamente, o ver en el 2011 a un jugador levantar los trofeos de campeón en ambas modalidades, como lo hizo el ruso Yevgeny Kafelnikov en Roland Garros en el año 1996 .

Si revisamos el último ranking ATP podemos observar que ninguno de los diez mejores jugadores de individuales se encuentra en el top 10 del escalafón de dobles.

A su vez, de los diez primeros doblistas en la clasificación solamente el francés Michael Llodra tiene un ranking dentro de los 100 primeros en singles (# 32), los otros nueve solamente participan en torneos de dobles, la mayoría ya retirados totalmente de los singles.

También en algunos casos ha sucedido lo contrario: el jugador comienza a tener éxito en dobles  y aprovecha esa confianza y empieza a mejorar su ranking de singles.

Si analizamos la edad promedio de los diez mejores jugadores de dobles, vemos que supera los 34 años, mientras que la de los top 10 en singles es de 26 años.

En mi opinión una razón por la cual dominan los “ veteranos”  este ranking, es que todos son doblistas clásicos, de servicio y volea, de ir siempre adelante, con muchas señas y mucha comunicación con el compañero, y en el deporte blanco actual hay cada vez menos tenistas con esas características y muchos juegan una especie de singles en cancha de dobles, se mueven poco adelante, se cruzan poco, muchas veces el que sirve se queda en el fondo de la cancha y trata de dominar con la potencia de sus golpes de fondo, especialmente la derecha.

Hace más o menos un mes tuvimos la oportunidad de ver en Guayaquil en Copa Davis a uno de estos grandes jugadores de dobles, el canadiense Daniel Nestor, quien hoy, a un mes de cumplir 39 años, es todavía uno de los mejores del mundo, y mostró cómo se juega dobles, además de cómo el saque y la volea van a dominar siempre esta especialidad.

Es responsabilidad de todos los que somos entrenadores de tenis  enseñar desde pequeños  esta manera de jugar dobles a nuestros alumnos; en el proceso se van a volver jugadores mejores y más completos también en singles y se van  a divertir en el camino. Y para los mayores, sigan divirtiéndose y recuerden que los dobles son para toda la vida.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: