×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 5386

Se mantiene estructura de El Nacional

15 de diciembre de 2012 - 00:00

Los nuevos estatutos de El Nacional, aprobados por el Ministerio del Deporte, no entrarán aún en vigencia. Ayer la asamblea extraordinaria del club decidió ratificar al actual directorio encabezado por Hugo Villacís hasta noviembre de 2013, año en el que finaliza su período.

Con eso tampoco se reducirá el número de integrantes del directorio a cinco como está estipulado en los estatutos, sino que se conserva a los 30 integrantes. Sin embargo, se estableció que el próximo llamado a elecciones (antes de septiembre) será de carácter universal, es decir, todos los socios ejercerán libremente el derecho al voto de manera secreta. Ahí sí entrará en vigencia el nuevo estatuto. Además existirán varias alternativas entre las que podrán elegir los socios.             

Con ello se modifica lo que hasta hoy era la designación directa de los presidentes del club, de manera alternada,  para que participen las distintas ramas de las Fuerzas Armadas. Además se fijó que hasta el primer trimestre del próximo año se elabore el reglamento interno de elecciones que sea la base para los futuros procesos electorales. “Creo que es un gran avance para nosotros como socios civiles. Si pedimos cambios es por el bien del equipo al que deseamos ver nuevamente peleando por el título como ha sido la tradición. Por algo somos el único bi-tricampeón”, sostuvo Miguel Herrera, miembro de la asociación “Al rescate criollo”.  

Alrededor de tres horas duró la asamblea en la que en varias oportunidades   los socios militares entraron y salieron del auditorio de la Escuela Superior Eloy Alfaro. Algunos de ellos  no se interesaron en los temas que se analizaron y abandonaron el lugar.  

Ex directivos como Néstor Landeta, y el sicólogo del club, Patricio Cevallos, salieron para intercambiar, entre ellos,  criterios, y fumar cigarrillos. El gerente deportivo Iván Vásconez abandonó por un momento la sesión para resolver asuntos de último momento relacionados con las nuevas contrataciones. Agua aromática, café, sándwichs y gaseosas no faltaron para los socios, que en el inicio debieron registrarse en las mesas asignadas, según la primera letra de su apellido.         

Ahí recibieron la credencial, único requisito para poder ingresar y tomar la palabra en la reunión. Alrededor de 400 socios, de los 8.550 habilitados, acudieron a Parcayacu. Por eso la asamblea fue reinstalada una hora después, a las 11:00,  tras un primer llamado sin quórum. Muchos de los asistentes militares desconocían los asuntos a tratar en la asamblea, solo acudieron porque fueron llamados y debían registrar su presencia.  

Todo lo contrario sucedió con los civiles, quienes estaban al tanto de los últimos movimientos del club y anhelaban un llamado a elecciones. “Solo pedimos y exigimos claridad en las negociaciones porque este es un club que pertenece a todos los ecuatorianos y no a las Fuerzas Armadas como ellos pretenden hacernos creer. Hace tiempo que ellos debían dejar al plantel y dar paso a otras personas”, reiteró Herrera. 

En la reunión, tras la serie de diferencias entre civiles y militares, el ex presidente Tito Manjarrez  sugirió que debía haber un enlace entre ambos sectores y pidió que esa fuera una de  las acciones que impulse el directorio actual. Calmados los ánimos se produjo la votación y en ella prevaleció la voluntad de los integrantes de las Fuerzas Armadas. 

Pese a las disputas y los malos instantes que vivió el actual mandatario, al final de la asamblea fue el primero en calificar como positiva la reunión realizada. “Hemos escuchado  interesantes sugerencias que trataremos de acoger  y en general la asamblea ha sido positiva para el club. Se darán algunos cambios paulatinos”, sostuvo Villacís, quien al final de la reunión y cuando se dirigía a su automóvil tuvo un intercambio de palabras con Manjarrez, acentuando así la diferencia que ambos militares mostraron a lo largo del año. 

Una gigantografía con el eslogan “Bienvenidos socios” en la parte alta del museo “Eloy Alfaro” fue la antesala para recibir a la asamblea extraordinaria a la que también llegaron alrededor de 10  cónyuges del personal militar. Cuando todos ingresaron al auditorio principal, la gigantografía fue guardada para que no se destruyera con el viento porque será utilizada en las próximas convocatorias.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: