Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 5386

París, la antesala de las finales

12 de noviembre de 2011 - 00:00

El Masters 1.000 de París culmina mañana. Este torneo tiene una importancia adicional, ya que ha definido las tres posiciones finales de la clasificación al ATP World Finals, competencia a realizarse en Londres en la O2 Arena del 21 al 27 de este mes,  al cual clasifican los 8 mejores jugadores del mundo y que cierra oficialmente la temporada 2011.

Al comenzar el torneo de París, ya cinco jugadores habían garantizado su presencia  gracias a los resultados conseguidos durante todo el año.

El primero, Novak Djokovic, tras una temporada espectacular en la cual ganó el abierto de Australia, Wimbledon y el abierto de Estados Unidos. Con estos resultados, que le garantizan finalizar el año en el primer lugar  del ranking, el serbio buscará su segundo campeonato en estas finales, después del conseguido en 2008.

El título sería el premio justo después de un 2011 muy difícil de repetir, lo tendrá muy complicado por las molestias físicas y el desgaste que lo han afectado en los últimos torneos debido al tremendo esfuerzo físico y mental desplegado estos últimos once meses de alto rendimiento.

Otro fuerte candidato es Rafael Nadal, quien ganó su sexto Roland Garros este 2011, pero tuvo que ceder su condición de número 1 a Djokovic. No jugó en París esta semana, pensando en llegar descansado y sin lesiones al último torneo del año, uno de los pocos que le faltan por ganar. Conociendo la mentalidad del español,  irá con todo en busca del trofeo.

Al escocés Andy Murray, que está teniendo un cierre de temporada espectacular, lo que lo ha llevado a subir hasta el tercer lugar en el ranking, relegando a Federer al cuarto puesto (su ranking más bajo en más de 9 años), le encantaría cerrar con broche de oro con un título frente a su público.

Roger Federer se clasifica por décima vez consecutiva a estas finales, a pesar de no haber tenido un buen año para sus altísimos estándares, pero su estado anímico y su confianza vienen en alza luego del quinto título conseguido en casa, Basilea. Esta fue su primera corona tras 10 meses de sequía. Federer es un serio aspirante al título que ya ganó en cinco oportunidades.

El otro jugador que ya había sacado su boleto a Londres con anticipación es el español David Ferrer, un jugador de gran regularidad, que incluso fue finalista en el 2007 contra Federer cuando este torneo se disputaba en Shanghai.

Los  tres jugadores que tuvieron que esperar hasta esta última semana en París para asegurar su presencia son: el checo Thomas Berdych,  quien a pesar de no poder repetir sus resultados del 2010, cuando fue finalista en Wimbledon, sumó semana a semana los puntos suficientes  para estar presente en esta cita por segunda ocasión consecutiva.

El francés Jo-Wilfried Tsonga, que ha hecho un muy buen segundo semestre, es un jugador que por su potencia y versatilidad puede dar más de un susto a cualquiera en un buen día,  ya tiene la experiencia de una clasificación anterior. Es el único jugador de este grupo, que al momento viaja sin entrenador personal, lo cual revela su singular personalidad.

Y por primera vez veremos en este grupo de los 8 al estadounidense Mardy Fish, un veterano del circuito, quien a un mes de cumplir 30 años está jugando el mejor tenis de su carrera. Después de una exigente pretemporada y algunos kilos menos de peso, ve sus esfuerzos recompensados con esta clasificación y con el honor de ser el número 1 de su país.

Es notoria la ausencia de Andy Roddick, quien estuvo presente durante 8 años consecutivos del 2003 al 2010.  ¿Podrá el 2012, ya con 30 años de edad, volver a estar entre los ocho grandes? La presencia de su compatriota Fish este año le puede servir como motivación.

El serbio Janko Tipsarevic y el español Nicolás Almagro  se ubicaron en noveno y décimo lugar respectivamente   y viajarán a Londres como eventuales reemplazos en caso de lesión o enfermedad de uno de los ocho clasificados.

Repasando un poco el formato y la historia de esta competición, podemos apreciar que este es el único torneo ATP donde no se juega con eliminación directa, puesto que los jugadores son divididos en dos grupos de cuatro, cada grupo juega en la modalidad de round robin o todos contra todos. Los primeros y segundos de cada grupo clasifican a las semifinales, donde el primero del grupo A se enfrenta al segundo del  B  y viceversa. Los ganadores de estos confrontamientos se encuentran en la final.

En este 2011 no tendremos ningún representante sudamericano en el torneo. El argentino Juan Martín del Potro era el único que mantenía posibilidades de clasificar hasta esta última semana, pero desistió de participar en París y prefirió cuidar una molestia en el hombro derecho  para llegar en plenitud de condiciones a la final de la Copa Davis que Argentina definirá con España en Sevilla, del 2 al 4 de diciembre próximo.

Recordemos que del Potro jugó la final en el 2009, cayendo frente al ruso Nicolay Davydenko.
Este año se jugará la edición número 42 de este torneo, la primera tuvo lugar en Tokyo en 1970 y su primer campeón fue Stan Smith de los Estados Unidos, venciendo en la final al rumano Ilie Nastase. Desde 1970 hasta 1989 el torneo se llamó Grand Prix Masters, así los periodistas y el público de habla hispana lo bautizaron como el torneo de maestros.

En 1990 cambió su nombre a ATP World Championships  o campeonatos mundiales ATP en español y se lo llamó así hasta la temporada 1999.

En 2000 vuelven a cambiarle el nombre, esta vez a Tennis Masters Cup o Copa de Tenis de los Maestros.
Y así llegamos hasta su nombre actual, ATP World Tour Finals o Finales del Circuito Mundial ATP. A pesar de todos estos cambios de nombre, para la mayoría de aficionados y hasta para los jugadores profesionales, se lo sigue llamando e identificando simplemente como “El Masters” y se llame como se llame, su importancia no la discute nadie.

En estos 42 torneos, solamente tres jugadores sudamericanos han podido coronarse campeones. El primero fue el argentino Guillermo Vilas, en 1974, en la única ocasión que el torneo se jugó sobre césped. El “gaucho” venció en 5 sets a Ilie Nastase para ceñirse la corona.

Después de una larga espera para el tenis de nuestra región,  finalmente en 2000, en el coliseo Pabellón Atlántico de Lisboa, el brasileño Gustavo “Guga” Kuerten, en una gran actuación, derrotó al estadounidense Pete Sampras y luego en la final a Andre Agassi con un triple 6-4 y así ganó el título, además de que se aseguró el puesto número 1 del ranking de ese año.

El tercer campeonato para Sudamérica y segundo para Argentina lo consiguió David Nalbandián, en Shanghai, China, en el Qizhong City Arena. En un épico encuentro y superando una desventaja de dos sets a cero, logró lo que parecía imposible y superó 7-6 en el quinto set al indiscutible número 1 de ese momento, Roger Federer, en un partido inolvidable, esto en 2005.

En lo que respecta al tenis ecuatoriano, solamente dos jugadores han tenido la satisfacción de estar entre los 8 maestros que participan anualmente en esta competencia.

El primero en obtener ese honor fue Andrés Gómez en 1982, 1983, 1984 (no pudo jugar por lesión), 1985, 1986 y  en 1990, el año de su histórica victoria en Roland Garros.

La mejor actuación de Andrés fue en 1985, cuando no habiendo clasificado directamente, entró como alternante sustituyendo a Jimmy Connors y avanzó a semifinales, en la que perdió contra Ivan Lendl, quien a la postre sería el campeón.

En 1999 Nicolás Lapentti culminó el mejor año de su carrera deportiva con su clasificación al ATP World Championships. Son estos dos jugadores los que dejaron sus nombres y el de nuestro país inscrito para siempre en la historia de esta competencia. Ojalá que siguiendo su ejemplo, muy pronto veamos a otro tenista ecuatoriano codeándose con los mejores en este gran torneo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: