Roger Federer gana su séptimo Wimbledon y vuelve a ser el N.1 mundial

08 de julio de 2012 - 12:21

El suizo Roger Federer ganó su séptimo Wimbledon al derrotar al británico Andy Murray en cuatro sets, 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4, este domingo en la final del Abierto de tenis de Gran Bretaña, y recuperó la primera plaza mundial de la ATP.

Con este resultado, el helvético igualó el récord de títulos en Wimbledon y de semanas al frente de la jerarquía mundial (286), que poseía el mítico estadounidense Pete Sampras.

Ahora, Federer cuenta con 17 títulos en los torneos del Grand Slam en su palmarés, otra plusmarca en la que había superado a Sampras (14) hace tres años.

Se trata del primer título de los grandes para el tenista de Basilea, quien cumplirá 31 años el mes próximo, después del Abierto de Australia de 2010.

En ese año, en el mes de junio, cedió el N.1 mundial al español Rafael Nadal, quien fue desplazado por el serbio Novak Djokovic el año pasado.

Este domingo, ambos rivales jugaron a muy alto nivel. Hubo sol durante los dos primeros sets, pero después la lluvia obligó a cerrar el court Central del complejo londinense, que posee un techo retráctil.

Contrariamanete a lo que muchos temían, Murray no se vio superado por la importancia del evento, su primera final en Wimbledon, y se mostró muy agresivo desde los primeros intercambios. Más sólido desde el fondo de la cancha, el escocés ganó con lógica el primer set.

También estuvo arriba en el segundo, con cuatro ocasiones para hacer el break, pero Federer mejoró de golpe su nivel de juego para igualarlo.

Después de la interrupción a causa de la lluvia, el tercer set se disputó con un sexto game interminable de casi 20 minutos de diuración, en el que Murray perdió su servicio en la sexta bola de break después de haber estado 40-0 arriba.

La experiencia del suizo, quien disputaba su 24ª final del Grand Slam, otro de sus récords desde hace tiempo, hizo la diferencia.

El británico, N.4 del mundo, falló una bola de quiebre en el comienzo del cuarto set y después se mostró fatigado por el intenso esfuerzo.

En cambio, Federer, imperturbable, le hizo el break en el quinto juego con un brillante passing de revés, para lanzarse a por la victoria en un partido que duró 3 horas y 24 minutos, y que constituyó un soberbio espectáculo.

Murray jugaba, por su parte, su cuarta final mayor, habiendo perdido las tres anteriores ante Federer (US Open 2008 y Abierto de Australia 2010) y una vez ante Djokovic (Abierto de Australia 2011).

Gran Bretaña no logra un torneo del Grand Slam desde que Fred Perry ganara Wimbledon en 1936.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP