El lanzamiento del libro e inauguración de la muestra será hoy, a las 19:00, en el Centro Cultural Benjamín Carrión

Marco Chamorro y Alice Bossut, tras las huellas de la historia oral de Ecuador

- 16 de junio de 2016 - 00:00
Alice Bossut y Marco Chamorro se conocieron en 2014, en un taller de ilustración a cargo de Gustavo Puerta.
Carina Acosta / El Telégrafo

Los ilustradores publican A ritmo endiablado de bomba (Comoyoko Ediciones), trabajo que recoge una de las leyendas que pululan en el Valle del Chota, en la provincia de Imbabura.

De niño, Marco Chamorro solía ir de vacaciones con su familia al Valle del Chota, esa tierra cálida en la provincia de Imbabura que es el hogar de una significativa parte de la población negra de Ecuador. Su padre era rector de un colegio del Carchi -de donde es Chamorro-; la institución tenía terrenos en ese valle rodeado de paisajes desérticos. Allí fue donde el futuro ilustrador carchense radicado actualmente en Quito no solo cosechó fréjoles, mandarinas y jugó con los niños chotenses, sino que por primera vez escuchó la música y las leyendas que abundaban en la localidad.

Años más tarde esa experiencia se transformaría en el libro A ritmo endiablado de bomba, impreso en serigrafía, a dos colores, y realizado por Marco Chamorro en coautoría con la ilustradora francesa Alice Bossut. Este trabajo, publicado por Comoyoko Ediciones en la colección Cajaronca, fue ganador de los fondos concursables del Ministerio de Cultura y Patrimonio de 2015, y cuenta la historia de Davilara, el rey de la bomba en el Valle del Chota, quien una noche es retado por el diablo para tocar en lo alto de una montaña y, así, decidir quién es el más talentoso instrumentista.

“El músico Davilara está pensando en lo alegre que pasó la noche anterior, tocando bomba en la boda de su compadre. De repente, sobre su cabeza, las moscas han parado de zumbar”. Este es el inicio de A ritmo endiablado de bomba, un libro que recoge la tradición oral de ese pueblo imbabureño luego de que los dos autores conversaron con la gente de la zona, por varias ocasiones, a finales de 2015.

Chamorro y Bossut recorrieron pueblos, caseríos, y escucharon todas las historias en tono de leyenda que los habitantes del Chota les contaban, hasta que Teodoro Méndez, músico y bailarín de la comunidad Tumbatú, les habló sobre el ‘mágico’ Davilara.

Con todo lo que habían recopilado, más lo de Méndez, los ilustradores construyeron la historia final que está en A ritmo endiablado de bomba y que se presenta hoy, a las 19:00, en el Centro Cultural Benjamín Carrión (Jorge Washington E2-42 y Ulpiano Páez,). Paralelamente al lanzamiento de la obra también se inaugurará una exposición en la que se mostrarán las ilustraciones y el proceso creativo del libro (bocetos, serigrafías y video). La muestra estará abierta hasta el 1 de julio, de 08:00 a 16:30.

Un proyecto que recoge la tradición oral de Ecuador

Alice Bossut y Marco Chamorro se conocieron en 2014, en un taller de ilustración a cargo del teórico y crítico literario venezolano Gustavo Puerta. En ese primer encuentro compartieron sus obras y notaron que había ciertas coincidencias en sus búsquedas estéticas y temáticas: Bossut alguna vez realizó un trabajo en xilografía, mientras que Chamorro en serigrafía, por lo que decidieron hacer juntos su primer libro, El gigante de la laguna.

Este trabajo fue ideado a partir de una leyenda de tradición oral de Imbabura y fue el germen para que los autores se propusieran buscar más historias de ese tipo a lo largo de Ecuador y para que fundaran la editorial Comoyoko.

Bossut llegó al país hace 4 años y una de sus primeras labores fue recopilar información de plantas con virtudes medicinales. “No era algo científico, sino que las personas me contaban de las plantas, de sus características. Luego se hizo una intervención en la calle: expusimos dibujos de las plantas con sus usos”, comenta Bossut, quien ahora se encuentra desarrollando una adaptación del cuento El hombre que plantaba árboles, de Jean Giono, relacionado con la historia de Omar Tello, dueño de un jardín de orquídeas en la Amazonía, que abarca unas siete hectáreas.

“De la editorial creamos la línea Cajaronca, que se especializa en leyendas de tradición oral. Por el momento tenemos solo dos libros en esa colección y estamos buscando qué otras historias contar. Nos ha llamado la atención el Parque del Cajas, en Cuenca, donde hay muchas leyendas de brujas y duendes. Quizás hagamos algo ahí. También queremos vincular a escritores con artistas visuales, a ver qué podrían proponer. Y justo ahora estamos trabajando con un proyecto del ilustrador colombiano Dipacho, que se publicará a finales de junio”, detalla Chamorro.

El ilustrador añade que el libro que presentará hoy, con la intervención de Juan Lorenzo Barragán, tuvo una encuadernación artesanal y solo se imprimieron 400 ejemplares numerados.
Marco Chamorro fue representante de Ecuador en la Lista de Honor del IBBY (International Board on Books for Young People), entre 2009 y 2010. Ha sido ganador en algunas ocasiones del Premio Nacional de Ilustración Infantil Darío Guevara Mayorga, otorgado por el Municipio de Quito; ha ilustrado para editoriales como Alfaguara, Altea, Norma, Libresa, Manthra Editores y el Fondo de Cultura Económica. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: