José Merchán: “Es un poco difícil crecer en este género en Ecuador, pero no me voy a dar por vencido”

"Tomé la decisión de emigrar porque la vida militar no me daría lo que yo quería, seguir con la música".
03 de marzo de 2021 00:00

José Gregorio Merchán Pernia nacido en Caracas, Venezuela, es un joven de 23 años que vino a este país a probar suerte como cantante. Más conocido como “CNTYNELLA”, es un artista cuyo fuerte musical es el rap. José converso con diario El Telégrafo y nos contó un poco de su vida, su trayectoria musical y sus planes a futuro. Esto fue lo que dijo.

¿Cuándo aprendiste a cantar?

Aprendí desde muy pequeño. Cuando estaba en segundo grado el profesor de música nos pidió escribir un poema y yo fui el ganador del mejor escrito. Siempre sentí esa pasión por la música, de escuchar los ritmos e imitarlos.

En el año 2014 tenía alrededor de 16 años y yo ya escribía letras de rap. En ese tiempo conocí a mi compañero Diego Delgado y me llevó a un estudio de grabación que él conocía. Ahí grabé mi primera canción “Eres todo” que fue dedicada a una pareja que tenía en ese momento.

¿Qué fue lo que te hizo decidir comenzar tu carrera?

La pasión. Desde muy pequeño sentía esa pasión por la música. Aparte, es un mundo en el que he invertido tantos años. Cuando me gradué del Liceo empecé la vida militar y me despegué una temporada de la música. Después de un tiempo dejé la milicia y emigré a Colombia. Lastimosamente ahí no me fue bien, así que vine a Ecuador. Aquí conocí a varios artistas nacionales y productores con los que empecé a involucrarme más.

¿Hace cuánto tiempo viniste a Ecuador y que te hizo tomar esa decisión?

Tomé la decisión de emigrar primero porque la vida militar nunca me iba a dar lo que quería, que era seguir adelante con la música. También porque en Venezuela jamás iba a poder comprar un micrófono o computadora, aunque me esforzara mucho. Yo necesitaba un lugar en el que pudiera desarrollarme musicalmente.

¿Has sacado algún tema en este país?

Saqué mi primer video oficial y canción en Ecuador “Donde te encuentro” junto con mi socio “Soulless”. Yo estaba muy orgulloso de haber logrado algo en tierras lejanas. Allí conocí a mi productor Franciso Quiroz con el que estoy trabajando ahora. Poco después sacamos otra canción “Venus” y empecé a comprarme las cosas para mi estudio de grabación.  

¿Cómo es tu vida en Ecuador?

Al principio fue un poco ruda. Es difícil superarse aquí. Cuando decidí irme de Colombia, mi plan era irme caminando hasta Chile. Pero en el camino conocí a Carlos, un compatriota que me invitó a quedarme en Ecuador unos días para descansar y continuar mi viaje. Apenas llegué a Ecuador el hermano de Carlos me dio una caja de chocolates para vender en los buses. Cuando me bajé del bus y tenía un dólar en la mano, me quedé sorprendido porque yo nunca había visto uno.

Empecé a trabajar como vendedor de chocolates, pero a veces no ganaba lo suficiente para pagar el arriendo. Después tuve un trabajo en un restaurante donde me permitieron vivir. Todo iba bien hasta que dejaron de pagarme, así que me mudé. Allí me compré un parlante y cantaba en las calles.

¿Crees que es difícil encontrar trabajo como cantante en Ecuador?

En mi género creo que sí es un poco difícil porque me he dado cuenta de que aquí a las personas les gusta más la música popular, salsa, cumbia. No es muy común ver a gente en Quito cantando trap o rap, claro que hay una excepción de personas jóvenes a las que si les gusta. Si es un poco difícil crecer en este género en Ecuador, pero no me voy a dar por vencido. He tenido varias oportunidades de presentarme en tres radios y un concierto que realizaron en La Carolina.   

¿Cuál ha sido el obstáculo más grande con el que te has tenido que enfrentar hasta ahora?

Creo que el obstáculo más grande ha sido de cambiar de ritmo y adaptarme a otros. No es fácil que siendo rapero toda la vida, ahora tengas que cantar salsa. Sin embargo, he estado practicando y mejorando para ser más versátil. Mi nuevo álbum “Diosas” que está próximo a salir, tiene varios ritmos: trap, electro house, bachata, salsa, etc.

¿De qué hablan tus canciones?

Desde el principio los temas fueron muy románticos, después pasé a contar mi historia y lo que vivo. En todas las canciones yo expreso mis pensamientos y sentimientos. Yo creo que cuando tu te conectas con tus emociones y los trasmites alguien se va a sentir identificado contigo.

Hace una semana saqué un mini álbum “El último Cntynella” y allí yo cuento mi historia. Todos mis sacrificios, por lo que he pasado y por último la superación que he tenido en todos los niveles.

¿Cómo buscas inspiración?

Yo creo que mi inspiración no nace de un lugar específico, si no de lo que yo veo, siento o de lo que me cuentan los demás. He hecho mucha música de las historias de otras personas. No siempre hablo de mi a veces reflejo mis canciones en tercera persona. Mi musa viene de las cosas pequeñas, de cada detalle sea bueno o malo.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

Tengo muchos sueños como montar una gran empresa de música o una escuela de rap. Sin embargo, mi prioridad es llegar al punto en el que la gente me conozca y ganarme su respeto. Quiero que me reconozcan como algo diferente y alguien que hizo grandes cosas durante su carrera.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiera incursionar en el mundo de la música?

El consejo que les daría es que no sigan la misma corriente y que no sean como los artistas que admiran. Una vez me preguntaron si me gustaría que los chicos que están empezando sean como yo y no, ese no es el objetivo. La idea es que quienes están iniciando es que sean ellos mismos, busquen su propio estilo, y sus verdaderas letras. 

Contenido externo patrocinado