Antonio Vergara, productor musical e ingeniero en sonido

“La grabación "per se" es un proceso complejo”

- 23 de marzo de 2019 - 00:00
Fotos: Lylibeth Coloma / EL TELÉGRAFO

El músico guayaquileño acaba de ser designado miembro votante calificado de la Academia Latina de las Artes y Ciencias de Grabación (Grammy).

Los treinta años de trayectoria musical de Antonio Vergara finalmente le traen uno de sus mejores réditos. La Academia Latina de las Artes y Ciencias de la Grabación Grammy lo ha designado miembro votante calificado.

Un reconocimiento logrado por estar involucrado activamente en la industria de la música latina, que desarrolla desde su propio estudio de grabación Oasis donde es testigo de los proyectos de la nueva generación.

Hijo de Angelina López de Vergara, destacada cantante y referente del pasillo guayaquileño, comparte en esta entrevista sus próximos pasos relacionados a su participación en esta Academia.

¿Qué valor tiene este nombramiento?

Significa mucho ser designado un miembro votante calificado, ya que además de poder votar, también puedo formar parte del selecto grupo de nominados, y más aún de los ganadores de un premio. Es por eso que la emoción me  embarga, ya que el reconocimiento no se ha dado de un modo local o regional únicamente, sino de todo el espectro artístico iberoamericano.

¿Qué requisitos se requieren para ser miembro?

Hay que superar una serie de escollos. Primero se debe evidenciar el trabajo realizado en diferentes áreas del mundo de la música, en mi caso específico fui elegido miembro por mi trabajo como vocalista, productor, autor, compositor, ingeniero, instrumentalista, arreglista y como director, algo  significativo por tratarse del corto número de artistas que cumplen con los requisitos planteados por la academia.

¿Qué implica esta designación?

A partir de ahora formaré parte del proceso de selección de nominados y la posterior elección del ganador del Grammy en sus diversas categorías, todo mediante votación.

¿Cuál será su desenvolvimiento?

La designación, como todo reconocimiento, conlleva una gran responsabilidad. Al formar parte de la Academia podré aportar a la cultura con mis conocimientos e investigaciones a nivel  regional. También podré proponer artistas para que luego a la votación antes mencionada puedan ser nominados y quién sabe, ganar un Grammy.

¿Cómo llegó hasta este punto de su carrera?

De un tiempo a la fecha hemos trabajado incesantemente en Oasis Estudio de Grabación no solo creando música propia, sino también produciendo varios artistas de diversos géneros musicales, quienes  -al fin- se animaron a dar el gran salto de querer sonar bien.

¿Pero al igual que muchos se inició grabando en casa?

Al igual que la generación que vivió el cambio de lo análogo a lo digital, quise trabajar en casa, pero hubo un gran vacío en esta experiencia: el porqué hacerlo. La grabación per se es un proceso complejo en el que además de la música intervienen varios factores, uno de ellos la física. Es ahí cuando decidí estudiar sonido para entender lo que estaba haciendo y lograr trabajos de calidad.

¿Qué ganó en ese salto?

Luego de obtener mi PhD en Sonido y Producción musical,   tras impartir por más de diez años la cátedra universitaria, siendo inclusive tutor de 29 tesis de sonido, puedo asegurar de que toda esa experiencia ahora sirve más que nunca al momento de grabar y producir para la nueva generación de músicos.

Hablando un poco sobre su trayectoria, ¿cuál ha sido su  enfoque como productor?

A lo largo de estos años he trabajado en varios géneros, he sido músico de sesión y director de diversos artistas, grabé para otros tantos sin importar el estilo que se me presentare desde rap hasta música nacional. La diversidad me facilitó las cosas. ¡La música, música es! no la veo como un “género”, sino como un todo ya que nos enseña a crear, a hacer, y si no nos gusta, a no hacer.

¿Qué opina del rumbo al que se dirige el talento local?

Hay muchas bandas y solistas a los que he producido con buen nivel, y eso se evidencia en las decenas de miles de reproducciones que tienen sus canciones en las distintas plataformas digitales de música. Por lo tanto, el rumbo que han elegido estas nuevas generaciones es el mejor.

¿Cree que les falta pulir?

Yo disfruto de ese ímpetu que tiene la juventud y que los motiva a querer hacer música con calidad internacional. A nuestros músicos considero que no les falta nada para destacar a nivel internacional, ya que lo están haciendo.

¿Podría contarnos sobre su último proyecto discográfico?

En mi último disco Eclosión, realizamos un trabajo muy complejo, ya que experimentamos con un  sinnúmero de instrumentos especialmente de cuerdas y de percusión de los cinco continentes, generando un ambiente totalmente distinto a lo que se había presentado en trabajos anteriores.

¿Qué arreglos se escuchan?

En este disco conceptual de 14 canciones se pueden escuchar arreglos como un djembé africano acompañando a un sitar de la India, a un ukelele marcando la armonía mientras un par de mandolinas llenan todo el espectro. Este humilde servidor ejecutó todos los instrumentos a excepción de la batería y panderetas.

¿Qué se requiere para posicionarse en esta industria?

Es un trabajo muy delicado y dedicado, requiere de mucho esfuerzo y sacrificio (...) hay que invertir para llegar al éxito, no solo dinero, también tiempo, educación y sobre todo ganas y energía.

¿Y las complejidades para conseguir mejores réditos en esta carrera?

El mensaje es claro, directo, preciso y conciso: sí se puede vivir de la música. Claro que para hacerlo hay que dedicarse 100% a ello. Obviamente las personas que ven esto con poca seriedad,  poco profesionalismo o como un pasatiempo no podrán generar réditos ya que su atención está enfocada en otros aspectos muy divergentes a la música. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: