Cultura Viva de mi Ciudad, un intento por rescatar el arte de Machala

Durante un mes, la capital bananera acogerá las más diversas actividades del quehacer cultural.
20 de febrero de 2021 14:13

Enrique Madrid (El Cambio, Machala, 1964) es un artista plástico que siempre ha estado en permanente ebullición, ya sea solo o con otros artistas, sobre todo en su ciudad, con el renombrado Salón de Machala, primero -el cual dirigió en varias ocasiones- y ahora con la actividad de artes múltiples Cultura Viva de mi Ciudad, es decir, su ciudad, Machala.

Para Madrid, coordinador del evento -que está siendo transmitido a través de las plataformas de Facebook Live, YouTube y Zoom-, se trata de una especie de rescate o reivindicación del arte en general de la capital bananera, ya que, debido a una serie de factores -conceptos caducos o clasistas, malas políticas públicas culturales, entre otros obstáculos- que poco o nada tienen que ver con el arte, algunas manifestaciones se han visto marginadas. Hoy, gracias a esta iniciativa que es parte del proyecto Impulso al Desarrollo Cultural y Artístico, impulsado por la Subdirección de Cultura y Deporte del GAD municipal, se intenta revertir esta situación.

“Ha habido un proceso histórico como de invisibilización, muchos prejuicios en cuanto a ideas sobre alta cultura, baja cultura, cosas así, que a muchos artistas nos han puesto en los márgenes. La idea ahora un poco de este evento es tratar de reconocer todos esos procesos culturales, por lo general muy populares, vinculados a esta idea de Víctor Murriagui que, como educador popular, generó ese foco de desarrollo cultural y una visión crítica que de alguna manera conllevó a una fricción con las clases dominantes y su manera de ver lo cultural”, declara Madrid.

Este festival, que comenzó el 1 de febrero, tiene previsto extenderse hasta el 27 de este mismo mes, tiempo durante el cual el arte de Machala estará de plácemes, ya que habrá una serie de actos que involucran a la “música, artes visuales, literatura, artes audiovisuales, patrimonio cultural, teatro, títeres, ilustración, memoria y resistencia cultural, lucha por los derechos culturales, conversatorios, visibilización y estímulo para los creadores locales, talleres para niños y adultos, memoria archivística, catálogos razonados virtuales y físicos, donde quedará impregnada la memoria de nuestra gente”, tal como reza el comunicado oficial de la actividad.

El calendario de actividades es, ciertamente, muy nutrido. La inauguración, el 1 de febrero, se dio con estos actos: Exposición Virtual de Artistas Contemporáneos de Machala, Alter-NATIVOS, cuya curaduría e investigación estuvo a cargo de Madrid. Entre los productos que se presentaron estuvo la exposición virtual en la página web y fan pages en redes sociales, lanzamiento de texto curatorial y propuesta museográfica virtual de la muestra, inauguración de la muestra virtual y catálogo razonado virtual de la muestra.

Asimismo, el 2 de febrero hubo se presentó la Exposición Virtual fotográfica 1: Visiones Urbanas Disidentes, Gisella Jadán, y la Exposición Virtual fotográfica 2, Testimonia Rock. Danilo Vallejo, Quito.

Durante dos días, del 4 al 5 de febrero, se exhibió el Festival de Creadores Audiovisuales de Machala: Repositorio. Video performance. Stefany Guzmán. Artista machaleña radicada en Guayaquil. -In Hive - video recreación sobre la obra plástica y visual de Enrique Madrid. Asimismo, se presentó la obra El día en que Chet Baker perdió un diente. Harte producciones, dirigida por Nelson Araujo.

El 6 de febrero se presentó la obra El cartero de Neruda, adaptación de la novela del autor chileno Antonio Skármeta, y que estuvo a cargo del grupo Pop Art Teatro Studio.

Uno de los actos que mayormente concitó la atención fue el denominado La escritura creativa en tiempos de pandemia, en el cual participaron artistas de la talla de Silvio Reyes, Erick Elizalde, Narel Pavón, Ángel Orellana, Roy Sigüenza, Diego Rojas, Krupskaya Pereira, Ronald Escalante y Jorge Prócel.

Sobre este evento, Sigüenza, poeta nacido en Portovelo y de reconocida trayectoria literaria, comentó que “La propuesta es, en parte, historiar Machala desde lo que sería la cultura y el arte local que, me parece, hasta ahora han permanecido invisibilizados. Registrar esas latencias en las que parecería que nunca ha ocurrido nada, lo cual no es cierto, ya que en Machala ha habido movimientos aislados que han buscado desarrollarse, quizás a tientas y a ciegas y que, espero, aparezcan en este registro que, sin duda, va a ser referencial”.

Recalcó el apoyo de la municipalidad, ya que, afirmó, no es una “tradición” que estas cosas acontezcan.

En el mismo tono, Tania Ruiz, una de las mayores representantes del llamado arte en vivo y exalumna de Murriagui en el colegio 9 de Octubre, dijo que “sería importante que este evento se repita, sobre todo para los jóvenes, ya que se trata de una manera de dar a conocer todo lo que sensibiliza a la gente, sobre todo la naturaleza, que es la mejor escuela para un artista”.

Para el 27 de febrero, día de la clausura, los organizadores han previsto un curso de arte, vía online, dictado por Ángel Art, un niño machaleño de 11 años, radicado en Guayaquil, experimentado en modelado en plastilina, quien se hizo artista durante el obligado el confinamiento a causa de la pandemia.  

 

Contenido externo patrocinado