Arjona vende 25 mil entradas en seis horas. ¡Quién diría!

Ha hecho suya esa filosofía que abandera convencido: al que no le guste mi música que no la escuche.
17 de marzo de 2021 19:07

Con el cantautor guatemalteco Ricardo Arjona no hay término medio, el público lo ama o lo aborrece, y de esa realidad los medios de comunicación están conscientes, quizá por eso, en la entrevista más polémica que haya concedido, hace tres años, el entrevistador Camilo Egaña entra a un juego de palabras, mitad inquisidor mitad tibio, para edulcorar el tema espinoso que  pone sobre el tapete: sus detractores.

Luego de 20 minutos de diálogo en los que se dedica a defenderse, el artista se molesta y abandona el set. Lo hace en medio de una pausa, justo después de que el entrevistador le comunica que va a comerciales y le ofrece galletas nepalíes.

Ese ofrecimiento, soltado con inquina, agota la paciencia del cantautor porque sabe que ese es uno de los pedidos que él hace cada vez que emprende una gira internacional: galletas de Nepal. 




Esta entrevista, realizada en CNN por Camilo Egaña hace tres años, tiene suficiente material para entender el fenómeno Arjona y saber lo que el cantante piensa de sus detractores, que por cierto no son pocos.

"Cursi", "farsante", "machista", "petulante", "poeta de pacotilla"... ríos de tinta se han escrito sobre sus canciones y su personalidad, lo cierto es que cada seguidor tiene al ídolo que se merece, o, al revés, cada ídolo tiene a los seguidores que se merece.

Y en ese aspecto, al margen de disquisiciones sobre su ego o su machismo, el cantautor puede conjugar el verbo vender en todos los tiempos: pretérito, presente y futuro.

Ricardo Arjona, sépanlo, acaba de batir un nuevo récord al vender, en apenas seis horas, 25 mil entradas  para el concierto por streaming titulado Hecho a la Antigua, que presentará el próximo 10 de abril.

"Ella dice hola chico, él contesta hello; a ella no le para el pico, él dice speak slow"; "Tú vas al banco yo prefiero la alcancía, oigo Serrat y tu prefieres Locomía"; “Tu reputación son las primeras seis letras de esa palabra, llevarte a la cama era más fácil que respirar...".

Así se dispara la testosterona de Arjona en tres canciones, por eso sus detractores lo critican y por eso la dueña de sus versos en "Quién diría" hace bien  en preferir a Locomía sin que eso suponga que no le guste Serrat. 

Pero Arjona ha batido un nuevo récord y al día de hoy, 17 de marzo de 2021, luego del estrépito en la venta de entradas para su concierto del 10 de abril, nada lo detiene.

El cantautor, arropado por todo el público que adora su música, tiene años cantando y ya ha hecho suya esa filosofía que abandera convencido: al que no le guste mi música que no la escuche.

Aunque no es inoficioso hacerle saber que de ese invernadero donde ha compuesto flores también han brotado cactus.  Y él lo sabe, por eso no en balde ha recitado muchas veces "o aprendes a querer la espina o no aceptes rosas".  


Contenido externo patrocinado