El “Solitario” y el monumento que hay en la isla Santa Cruz

- 19 de junio de 2019 - 00:00
Foto: Silvia Murillo / El Telégrafo

No existe persona alguna que en el Archipiélago de Galápagos no conozca al “Solitario” George. Y mucho menos en la isla Santa Cruz, donde hasta tiene un monumento en su honor. Bueno, se trata de una tortuga gigante que todos lo asocian al referido quelonio.

Está ubicado justo a pocas cuadras de llegar a la estación científica Charles Darwin. A pocos metros del muelle donde desembarcan los pescadores luego de su jornada en el mar.

A los isleños quizás ya no les llama mucho la atención, pues ese monumento es parte de su diario vivir, pero a quienes visitan Santa Cruz, este sitio es un “pare” obligado, no solo para contemplar a George, sino para fotografiarlo y sacarse unas cuantos selfies con él.

Pero, el verdadero George está justo en la estación científica. Su cuerpo lo conservan en una habitación climatizada para que no se eche a perder la taxidermia que le hicieron en Estados Unidos. La luz donde se encuentra es tenue, y hace mucho frío. Está prohibido tomarle fotos, pero a veces los turistas incumplen la norma, sacan su celular y lo hacen.

No se ve tan grande en vivo y en directo, pero Fausto Llerena, quien fue su cuidador y su amigo, dice que siempre fue de ese tamaño. Él es una de las personas que de vez en cuando lo visita; la verdad es que lo entristece verlo en ese lugar. Dice con mucha nostalgia que le da pena ver lo que quedó de él, pues George no tuvo descendencia.

El “Solitario” tiene todo un aparataje de merchandising con su imagen. Su foto está plasmada en camisetas, vasos, plumas, bolsos, pantalones, bandalas, gorras, llaveros.... Y no podía ser de otra manera si a su muerte, el 24 de junio de 2012, poco después tuvo hasta un sello postal de edición limitada. George sin duda siempre será un ícono de las Galápagos reconocido en el mundo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: