Salvarle la vida a un pelícano, satisfacción sin precedentes

- 26 de febrero de 2019 - 00:00
Fotos: Silvia Murillo / El Telégrafo

En el Muelle del Pescador, ubicado sobre la calle Charles Darwin, en Santa Cruz (Puerto Ayora), Galápagos, es todo un espectáculo observar cuando los pescadores desembarcan el pescado y allí, apostados, están los “comensales”: lobos marinos y pelícanos que esperan por el tripaje de este producto del mar. Parecen perros o gatos, son mansos aunque no se los puede tocar.

Los turistas nacionales y extranjeros observan maravillados esta escena, la cual plasman en video y fotografías; las selfies no se hacen esperar. Cada vez llegan más de estas aves y también lobos marinos. Pese a que un letrero indica que está prohibido alimentarlos, los pescadores les dan lo que no venden y ellos aguardan por el banquete. En ese escenario está un pelícano cabizbajo, en cuya garganta se nota un gran trozo de algo que no puede tragar; está atorado, trata de regurgitar pero no puede.

Una y otra vez hace el intento, pero falla. Ante la angustiosa escena, reporto al Parque Nacional Galápagos sobre el sufrimiento del animal. Me informan que cuando es algo natural no intervienen; lo hacen cuando están heridos con la hélice de un barco o enredados con fundas plásticas. Mi angustia aumenta, hasta que por fin me indican que han avisado a la Red de Respuesta Rápida del Parque.

Después de un momento llega una joven de mediana estatura. Ve al animal, lo agarra por el largo pico y me pide ayuda para que lo sostenga y ella pueda intervenir. Lo sostengo por sus amplias alas y ella introduce su mano y antebrazo en el pico del ave hasta llegar a su saco gular (donde captura a sus presas). De adentro saca una funda plástica con un pedazo de pescado. “Este se iba a morir con esto”, dice la joven.

Entonces me alegro pues mi instinto no me ha traicionado y he reaccionado a tiempo, ante la impávida actitud de otras personas que solo pasaron y hasta rieron al ver al pelícano atorado. Este fue, sin duda, un gran día tanto para mí como para el ave, que luego del susto siguió buscando qué comer. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: