Una experiencia distinta a bordo de las apps de movilidad

- 20 de julio de 2018 - 00:00

Hace dos años no sé lo que es usar un taxi amarillo. Me olvidé de los chistes en la radio, de las ventanas abiertas y de los asientos forrados con peluche o “masajeadores” de mullos de madera. Nunca más me volvieron a decir: “para dónde mi reina”, “la llevo mi amor”, “uhhh para Tumbaco le sale $20, si no quiere bájese”… No, ya no. Tampoco volví a coger monedas calientes y billetes que están pegados con cinta scotch, porque pago mis recorridos con tarjeta de crédito.

Desde que llegaron a Quito las aplicaciones de movilidad Cabify y Uber me olvidé de los amarillos. Cada vez que estoy sin auto basta con abrir las plataformas en el celular y poner el destino. A veces espero unos segundos y cuando hay tránsito pesado puedo esperar unos minutos. “Pablo Andrés va en camino y está a cuatro minutos de distancia” dice la pantalla de Uber. Veo la foto de Pablo Andrés, su vehículo es un Toyota Corolla 2017 de color blanco y su placa.

Así lo espero y me siento más segura. Desde antes de empezar la carrera ya sé que desde el edificio de Medios Públicos, sector La Pradera, hasta mi casa en Tumbaco, al oriente de Quito, me saldrá $ 6. Cuando ya está cerca Pablo Andrés me llama y lo veo a unos metros. Me acerco, saludamos y me subo. Aprecio su auto que huele todavía a nuevo, como recién salido del concesionario. Enseguida me pregunta si el aire acondicionado está bien y si la emisora que tiene sintonizada me gusta.

En el trayecto me cuenta que trabajar en estas aplicaciones le permite pagar sus estudios en un instituto de Marketing donde asiste en las noches. Le pregunto cómo son los clientes, me dice: “Casi todos, amables y otros se enojan porque uno se equivoca y los espera en la esquina, a 10 pasos de sus casas”.

Yo le cuento que a mí ir en Uber me encanta porque se puede conversar de lo que sea. Pablo Andrés es muy gentil. Al llegar se baja y me abre la puerta del vehículo. Al entrar lo califico con cinco estrellas. Es realmente un alivio tener estas opciones de movilidad hoy en día. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: