De pesca desde las barandas del puente Portete

- 27 de agosto de 2018 - 00:00

Una piola de nylon, un anzuelo junto a una carnada y mucha paciencia es lo que se requiere para pescar desde lo alto del puente Portete, viaducto que conecta el suburbio oeste de Guayaquil con la avenida Rodríguez Bonín.

Ahí,  el sábado pasado, desde las 16:00 permanecía trepado Vicente Salazar, de 45 años, junto a sus hijos Francisco, de 25, y José Luis, de 21.

Ellos acostumbran a pescar bagre todos los sábados.  Dicen que algunas veces logran capturar entre 5 y 8 de estos peces que se los puede vender hasta en  50 centavos cada uno.

Junto a los Salazar, también se ubica Jorge Lainez. Él cuenta que es pescador profesional. Este hombre, de 53 años, es oriundo de Chanduy y en su pueblo natal se dedicaba a la pesca.

Dice que tiene más de 20 años dedicado a esta actividad. “No es un oficio, es un pasatiempo”, aclara este hombre que de lunes a viernes se dedica a la albañilería.

Tanto Salazar como Lainez coinciden en que hasta el lugar los fines de semana llegan más de 10 personas a pescar. Algunos lo hacen por deporte, otros porque lo necesitan.

Es el caso de Ernesto Yagual, quien habita con su esposa y 7 hijos en el Fortín.

Este hombre, de 41 años, acude todos los días hasta el sitio con el afán de pescar algo. Dice que en un día bueno puede atrapar hasta 10 pescados. No los vende, los lleva a su casa para que su esposa prepare una merienda. Pero no solo se pesca desde lo alto de puente. A orillas del estero un grupo de adolescentes se dedica a atrapar jaibas.

Para ellos es un hobby. Uno de ellos es Joffre Cárdenas, de 16 años. Él, junto a cuatro vecinos del barrio de la 40 y la K, se dedican a esta actividad.

“Venimos primero al mercado de mariscos, que está a la bajada de este puente. Ahí recogemos agallas de pescado que nos sirven de carnada. Durante este mes en que el cangrejo está de veda, tenemos la oportunidad de vender las jaibas a mejor precio”. (I)    

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: