Volvió Christine

- 15 de mayo de 2018 - 00:00

La crisis le impone al Gobierno un presente intenso. Ya no le resulta tan fácil trasladar culpas al pasado o expectativas al futuro. El discurso de la pesada herencia ya no funciona como antes: el Gobierno hoy tiene su propia crisis y la mayoría del sistema político y de la sociedad le atribuye su autoría. Los recuerdos, más aún si son fabricados, se disuelven con el tiempo.

Entonces, la administración recurre al futuro: la corrida financiera sería una consecuencia del miedo ante la “amenaza” del retorno kirchnerista.

La democracia ideal para este Gobierno es aquella en la que sus iniciativas avanzan mientras la sociedad discute el pasado y el futuro. Pero la crisis le impone al Gobierno el tiempo presente como única alternativa. Y ha situado en el centro de este presente lo que Cambiemos prefiere no discutir: sus propias políticas. El resultado no es alentador para él.

Según varias encuestas, la imagen positiva de la gestión oficial y la del presidente Macri han descendido significativamente. En algunas de ellas, más del 60% de los consultados cree que la responsabilidad por lo que sucede es del Gobierno y solo menos del 20% cree que Cambiemos pueda reencauzar la estrategia de crecimiento y de control de la inflación.

¿Qué hacer ante el deterioro del oficialismo?

Hay que acelerar la construcción de la más amplia unidad posible del campo opositor. Pero esa unidad debe articularse alrededor de un proyecto de país claramente diferenciado del actual. No se puede ser opositor al macrismo pero partidario de su proyecto de país. Porque esa oposición con matices es un oficialismo disfrazado. Y si está fracasando el Gobierno también fracasará el que lo imite.  

Es necesario otro modelo de país porque el actual está en crisis. Un proyecto que recupere los grandes trazos de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. E incorpore lo que faltó y mejore lo que no se hizo bien. No se trata solo de ofrecer una alternativa al macrismo. Es necesario otro proyecto. Si la alternativa a lo que está fracasando es lo mismo con matices hay que prepararse para repetir la historia. Y a esta historia no hay que repetirla. Hay que cambiarla. (O)

*Presidente Partido Solidario.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: