Unasur, Lula y Mujica

- 03 de diciembre de 2014 - 00:00

Unasur, Unión de Naciones Suramericanas, renombrada en abril de 2007 por los presidentes en la isla Margarita, Venezuela, fue creada en 2004 en Cusco, Perú, como Comunidad de Naciones Suramericanas.

El Tratado Constitutivo se suscribió el 23 de mayo de 2008 en Brasilia. Busca la unidad para fortalecer a nuestros pueblos, reconociendo las diferencias políticas e ideológicas, buscando coadyuvar al desarrollo integral y resolver la pobreza, exclusión, desigualdades; aprovechando en común oportunidades para el desarrollo, evitando que la globalización profundice la marginalidad y agrande la brecha con el mundo industrializado, contribuyendo a que se establezca un nuevo orden, justo, multipolar y equilibrado, con presencia determinante del sur.

Unasur, más allá de lo económico financiero, trasciende lo social y político y aborda el tema militar, para lo cual creó el Consejo de Defensa del Sur, hecho inédito, imposible de imaginar una década atrás, dada la hegemonía y control imperial de EE.UU. en este ámbito.

Junto a la Alba (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América) y Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe) es una base para la construcción de la Patria Grande, ideal bolivariano.

Desde la ciudadanía progresista se ha creado en varios países el Colectivo Ciudadano Pro Unasur para apoyar el proceso y socializar sus contenidos teóricos, programas y proyectos.

En el marco de la inauguración de la nueva sede de la Secretaría General de Unasur  y de transferencia de la presidencia a Uruguay se desarrollará en Guayaquil el seminario ‘Integración y convergencia en América del Sur’.

El día de hoy, el expresidente de Brasil Lula da Silva, gestor junto a Hugo Chávez de Unasur, dictará una conferencia y mañana lo hará el presidente de Uruguay, José Mujica, quien recibirá un merecido homenaje del Gobierno Nacional, en reconocimiento a su gestión integracionista, espíritu humanista y latinoamericanista. Este exguerrillero tupamaro concluye una etapa del gobierno del Frente Amplio de Izquierda que lo inició Tabaré Vázquez, que acaba de ser reelecto con amplio margen.

El pueblo de Guayaquil dará la bienvenida que se merecen estos luchadores y reafirmará su adhesión a su esfuerzo, a su ejemplo.

La creatividad e iniciativas de Ricardo Patiño y el Gobierno permiten que el próximo 5 de diciembre sea inaugurada en la Mitad del Mundo la sede de la Secretaría General, buen lugar para que trascienda un proceso de integración de 12 naciones que cuenta con 390 millones de habitantes, 17,6 millones de km², tiene el 26% de fuentes renovables de agua dulce del mundo, 40% de la biodiversidad, 25% de bosques, 11% de reservas de petróleo, 15% de producción de crudo, 20% de recursos hidroenergéticos; el 25% de cereales, frutas y leche, el 31% de carne y el 34% de oleaginosas del planeta.

Gran potencial que, aprovechado a plenitud, en un marco de integración, con principios de igualdad, equidad, solidaridad, son base para superar los graves problemas que nos agobian, como el desempleo, pobreza, indigencia, desnutrición, insalubridad, alta morbilidad y mortalidad, producto de una historia de injusticias, explotación, depredación, concentración de la riqueza y capitalismo, que nuestros pueblos buscan superar con gobiernos revolucionarios.