El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.19/Jun/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Xavier Palacios Abad

Una nueva oportunidad: sin banderas ni políticos

18 de febrero de 2021 00:00

La historia de la humanidad nos ha enseñado que en cada época surgen hitos históricos que marcan un antes y un después. No siempre estos hitos han venido de la mano de grandes momentos, lamentablemente, nos hemos acostumbrado a reaccionar y recapacitar únicamente ante las crisis.

Hoy el mundo nos pone a prueba una vez más, nos invita a iniciar desde cero, a entender que existen factores sociales, como la salud, que no tienen valor monetario. Hoy, al igual que varios años atrás, el mundo nos dice que es tiempo de repensar las vías, que al parecer no todo camino conduce a Roma, que Nueva York debe descansar, que la Gran Alemania puede verse menguada, que España -la Madre Patria- también puede verse afectada, que solos no llegamos a ningún lado y que la solución nunca estuvo en la confrontación sino en la cooperación. 

El reloj de la vida hoy se ha detenido, el mundo nos ha dado una pausa para pensar y reflexionar, para entender el rol de muchos héroes ocultos que constantemente atacamos, para apreciar el valor de la naturaleza y el impacto que causamos en ella, para comprender que en las grandes batallas no existen banderas ni posturas políticas.

Nuestros abuelos siempre nos advertían que la vida no se mide por la cantidad de bienes que poseemos o las cifras que guardamos en nuestra cuenta bancaria, sino por la posibilidad que tenemos de compartir momentos con quienes más nos quieren. Sin duda, hoy estas palabras cobran mayor relevancia, pues quizá el concepto que envolvía este consejo es el valor de la libertad, aquella que ahora vemos afectada en esta cuarentena.

Ahora tenemos una nueva oportunidad, un nuevo comienzo, para arrancar nuestra vida sin banderas y sin posturas; para llevar adelante a nuestras ciudades y países sobre la base de la cooperación y la coordinación, sin importar qué ideología poseemos o en qué región nacimos; para cimentar bases sobre aquellos temas que hemos dejado a un lado por dar prioridad a confrontaciones políticas, deportivas o religiosas.

Está en nosotros tomar esta oportunidad y cambiar el giro de la historia: ahora quedándonos en casa y mañana poniendo nuestro aporte para levantarnos juntos de esta crisis. Por lo pronto, demos apoyo a quienes hoy están al frente de la línea de batalla, a todos los médicos y personal de la salud, a todos los gobernantes que están buscando una salida, a aquellos científicos que incasablemente tratan de encontrar una cura a esta enfermedad.

 Hagámoslo por nosotros, sin banderas ni políticos.

 

 

 

 

 

 

 

Contenido externo patrocinado