El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.19/Ene/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Karen Garzón-Sherdek

Trump no acepta su derrota

"Trump no reconoce su derrota, sigue asegurando un fraude y buscando la forma de invalidar el resultado".
04 de diciembre de 2020 00:00

Luego de las tensas elecciones presidenciales de Estados Unidos del pasado 3 de noviembre, y una vez que fueron conocidos los amplios resultados a favor de Joe Biden que anuncian que es el virtual ganador, Donald Trump acudió a un complejo entramado legal para intentar impugnar ciertos resultados, alegando inconsistencias y pidiendo recuento de votos.

Si estas fueran unas elecciones normales, Trump ya hubiera llamado a Biden para felicitarlo y empezar una transición; pero por supuesto, no lo son. Luego del alegato de un supuesto fraude electoral, donde el presidente de Estados Unidos ha pedido literalmente que se pare el conteo de votos porque él ya es el ganador, entre otras, no existe ninguna evidencia que corrobore sus afirmaciones. De hecho, la mayoría de sus acusaciones han sido descartadas de oficio.

Lo cierto es que Trump no reconoce su derrota, sigue asegurando un fraude y buscando la forma de invalidar el resultado electoral para que pueda continuar siendo presidente; mientras Arizona y Wisconsin han reconfirmado la victoria de Biden luego del recuento de votos.

En caso de que el partido demócrata sea declarado ganador por el colegio electoral este 14 de diciembre, Trump deberá dejar la Casa Blanca.

Por su parte, Kamala Harris, la primera mujer negra, asiática estadounidense en ser vicepresidenta electa del país más poderoso del mundo, ha hecho historia. Harris considera que las mujeres tienen las cualificaciones y capacidades para ser presidentas de este país, y tiene razón. Hay quienes la perfilan como una candidata idónea para las presidenciales de 2024.

Biden y Harris tienen por delante un reto enorme. Un país polarizado y una pandemia que ha dejado fuertes secuelas requieren unificar posturas y prestar atención a aspectos económicos, sociales, sanitarias y mundiales. En este sentido, se espera un cambio radical en cuanto a la protección y detección del Covid-19. De igual forma, se tendrá que tejer relaciones con otros países, centrándose en el multilateralismo en lugar del slogan “America first” de Trump. Por ejemplo, serán temas prioritarios el regreso al Acuerdo de Paris sobre el cambio climático y medidas migratorias. Sin duda, el binomio deberá impulsar su plan de acción gubernamental, superando de entrada el escollo sobre un supuesto "fraude" pregonado por los republicanos que cada vez tiene menos asidero político y legal. (O)