Trump y el cierre del Gobierno

- 21 de enero de 2019 - 00:00

El famoso muro entre México y Estados Unidos es por estos días un muro entre el Congreso y la Casa Blanca. Entre los demócratas y los republicanos. La ley de presupuesto de 1974 faculta al Legislativo a aprobar periódicamente el presupuesto para ministerios, agencias y otros departamentos estatales. Se decidió así para evitar un posible derroche de recursos.

La Cámara de Representantes controlada por los republicanos dio luz verde a los US 5.700 millones solicitados por Trump para su proyecto bandera. Pero el Senado dijo no. En su lugar, aprobaron $ 1.300 millones adicionales para aumentar la seguridad en la frontera sur.

La Casa Blanca decidió no enviar un nuevo proyecto de ley presupuestario y se produjo el estancamiento en EE.UU.

En la práctica, lo que esto significa es que unos 800 mil empleados públicos no reciben sus sueldos desde el 31 de diciembre. Hay sectores considerados estratégicos que no se ven afectados como la Seguridad Social, los sistemas de Salud o las Fuerzas Armadas. Pero otros como los ministerios de Agricultura, Transporte, Comercio y Justicia, no tienen un presupuesto aprobado.

Cerca de 380 mil burócratas han sido enviados a casa sin perjuicio de recibir su salario acumulado cuando se supere el impasse. Pero unos 420 mil han sido obligados a trabajar sin sueldo, como los guardacostas, los controladores aéreos y los empleados de la administración de Seguridad en el Transporte.

La falta de ingresos en cientos de miles de hogares genera ya un efecto dominó, que aún no se logra cuantificar. Hay rentas e hipotecas impagas y creciente morosidad a tarjetas de crédito y empresas de servicios básicos.

Las calles de Washington lucen vacías; en el campo, los agricultores no pueden acceder a programas de subsidios. El Servicio de Rentas Internas se muestra disminuido.

En EE.UU. no hay ministerio de la ley que incline la balanza, ni manifestaciones callejeras que pongan en jaque al Gobierno. Lo que sí hay es memoria electoral. Jimmy Carter tiene el récord de mayor número de cierres y no fue reelegido. Por lo pronto la popularidad de Trump está ya por debajo del 40% según cuatro encuestas recientes. (O) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: