El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.29/Jul/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Jessica Jaramillo

Tracemos la cancha de Arauz y Lasso

06 de marzo de 2021 09:19

La crisis de 2020 y las malas decisiones de autoridades han dejado pobreza y desigualdad, recortes sociales y cero redistribución de la riqueza e incremento de las brechas y diferencias de clase.

Lo que más preocupa es el clasismo, racismo, xenofobia, homofobia, misoginia y cosas superfluas que se lanzan en redes desde las campañas de los presidenciales, sus aliados y militantes desconectados que polarizan e impiden la reconciliación nacional.

Entonces nos corresponde a las mujeres dedicadas al accionar público y político cambiar de estrategia e incorporar a nuestro discurso y acciones por la igualdad de género todas las demás necesidades de un país con hambre.

Nos corresponde a las mujeres empujar desde cada trinchera los grandes cambios sociales para un desarrollo alternativo y equilibrado que mire al pasado solo para mejorar el futuro.

Las feministas desde hace décadas empujamos el proceso de transformación de una sociedad clerical a la vigencia plena de derechos, que trate a la mujer como sujeto de derechos; pero es indispensable que tracemos la cacha a los candidatos Arauz y Lasso emplazándolos a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y más allá del tik tok nos respondan como lograr el crecimiento económico y políticas sociales.

En la agenda de los presidenciables debe considerarse un modelo de desarrollo en armonía con la naturaleza, que siente las bases de la economía circular, que instituya un estado de bienestar con salud pública, educación pública, pensiones jubilares dignas, reconocimiento de la economía de cuidados, un nuevo régimen de seguridad social que incluya un fondo para la atención de huérfanos del femicidio.

Nos corresponde a las mujeres que hacemos opinión y accionamos junto a diversos sectores sociales, exigir una agenda para salir de la pobreza multidimensional que supera el 38% y la miseria que afecta cada día a los ecuatorianos que sobreviven con menos de tres dólares diarios. (O)

Contenido externo patrocinado