El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.17/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Jessica Jaramillo

Todos por Quito

07 de agosto de 2021 00:02

Cada 10 de Agosto es una fecha histórica para el país. Quito ha sido siempre cuna de ciudadanos honestos, contestatarios y libres, ha sido por tradición una ciudad acogedora, incluyente y receptiva. 

Pero este 10 de Agosto tiene un gran significado pues podremos expresarnos con libertad, apropiarnos de nuestras calles, parques y plazas, para decirle al mundo que estamos hartos de la justicia a la carta y la corrupción de políticos, abogados y empresarios truchos.

Podremos decirle al país que demandamos empleo, educación, salud y transparencia, que en medio de esta crisis política y jurídica causada por una sentencia fraudulenta que lacera profundamente la democracia y el estado de derecho, el silencio cómplice de la Corte Nacional de Justicia, Corte Constitucional, de la propia Fiscalía General nos incomoda, indigna y molesta.

Nuestra historia está llena de valientes como Manuela Cañizares y Eugenio Espejo (médico, periodista y pensador), de líderes como Manuela Espejo y Manuela Sáenz, nuestra Libertadora,  mujer inteligente, audaz que junto a Bolívar construyó el sueño de la Gran Colombia.  Ese legado recorre nuestras venas, es parte de nuestra cultura rebelde y no podemos hoy quedarnos quietos o callados ante la tiranía y el cinismo.  

Los quiteños, los chagras, las mujeres, los trabajadores, los vecinos, los empresarios, lo productores, los constructores, los profesionales, las amas de casa, quienes día a día levantamos a esta ciudad con nuestro trabajo tenemos la obligación moral de salir a la calle a decirle al país que estamos unidos, que no nos van a dividir, que no se trata de una cuestión de clases, que acá los habitantes del sur, centro, norte y parroquias defenderemos a Quito y la rescataremos de las manos de esa estructura mafiosa que pretende mantenerla secuestrada para sus protervos intereses.

Marcharemos de forma pacífica, con compromiso y dignidad, porque Quito merece volver a ser la ciudad Luz de América.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado