El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.28/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Tatiana Hidrovo Quiñónez

Tik Tok y el poder de la imagen

11 de marzo de 2021 00:00

Tik Tok es una de las aplicaciones móviles informática desarrollada por una empresa china para ganar dinero, que permite además el registro de los datos de millones de usuarios en el espectro global, con potencial poder hegemónico. Nada nuevo, en comparación con otras aplicaciones norteamericanas y europeas, que han permitido la articulación de las redes sociales globales, todo un fenómeno de los últimos tiempos.

 La novedad del Tik Tok, aunque ya había antecedentes, es el predominio de la imagen, un lenguaje que rompe las barreras de los idiomas nacionales. Con ello, han abierto la posibilidad de articular los grandes espacios geo-culturales en una sola red social, convirtiéndola en una mega autopista global de negocios que, como cereza del pastel, forma un solo banco de datos de usuarios, tanto de Asia como de Occidente, para todos los fines imaginables.

 La imagen virtual animada, sobre usada por Tik Tok, es indicador de un tiempo en el que prevalece cada vez más más el lenguaje iconográfico. La gente lee muchos mensajes escritos, cada vez más cercanos a los sensitivo y descriptivo; pero sobre todo persigue las imágenes. La virtualidad tiene su esencia en la imagen.

 Los creadores de la nueva aplicación Tik Tok entendieron el contexto y por ello impulsan el proceso global que limita la retórica analítica, para posicionar en las grandes masas formas de expresión e interpretación basadas en lo hiper emocional. La aplicación promueve maneras específicas de expresión, como la comedia, tocando el humor y llegando al ridículo, para caricaturizar la realidad humana. Como se sabe, en China hay tradiciones teatrales cercanas al género cómico. Por otra parte, es bastante conocido el desarrollo de la comedia en la Grecia antigua.

 En términos geoestratégicos, Tik Tok significa un recurso brillante -tanto como la seda- de penetración cultural y económica a Occidente que, usando el propio andamiaje, rompe progresivamente la barrera del idioma, otra de las murallas que aún limita a China. Por supuesto, esta estrategia, como todas las cosas que ocurren en este mundo, no es reciente. Cuando los europeos invadieron Indoamérica en el siglo XVI, usaron la imagen y el arte plástico, para comunicar conceptos complicados y medulares de la cultura occidental, uno de ellos, la existencia del Infierno, también una realidad virtual.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado