El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.7/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
César Montaño Galarza

Tiempo de prioridades

21 de febrero de 2021 00:00

La “ley o principio de la escasez” comanda buena parte de la ciencia económica, es constante y natural, porque las necesidades son ilimitadas, mientras los recursos para atenderlas son limitados. Esto justifica la aplicación de un criterio de priorización o elección para atender unos frentes antes que otros, lo que debe ser tomado muy en cuenta por el Estado y sus instituciones, la sociedad, la empresa y hasta el hogar, más aún en los actuales tiempos de vacas flacas y emergencia.

Así, las prioridades del gobierno actual y de las autoridades competentes son: crear las mejores condiciones para que el proceso electoral en marcha y la segunda vuelta se desarrollen bajo reglas democráticas y transparencia; planificar e iniciar el proceso de vacunación y las gestiones para la provisión oportuna de la vacuna con cobertura universal, en condiciones de equidad, atendiendo primero a los profesionales de la salud, adultos mayores, personal de seguridad, maestros, entre otros; sentar las bases para la reactivación económica -inversión, producción, empleo-, y el fortalecimiento del sistema educativo, seriamente afectado por la pandemia. Las prioridades del próximo gobierno serían: continuar con la atención a los frentes indicados, pero también hacer los esfuerzos encaminados a generar confianza y acuerdos entre los diferentes actores políticos, para profundizar la democracia y lograr los cambios que requiere urgentemente el país.

Ni el tiempo, ni las fuerzas, ni los recursos alcanzan para todo, lo que constituye un principio simple, fácil de entender porque refleja la realidad de las cosas, aunque a veces no nos damos cuenta de ello. Ante la escasez de medios, es razonable priorizar planes y acciones que exigen poner por delante el interés nacional, el de las grandes mayorías, descartando la búsqueda de beneficio para unos pocos. El criterio de priorización no solo influye en lo económico, sino también, y de manera especial en lo político.