Termina complicado 2017

- 27 de diciembre de 2017 - 00:00

Del complicado 2017 se salió con relativo éxito. Las dificultades se encuadraron en la coyuntura difícil, por los bajos ingresos petroleros, lo que afectó la economía y el presupuesto fiscal. La situación de AP fue difícil; no obstante, Lenín Moreno ganó las elecciones. La derecha fue derrotada. Habló de fraude, le falló la triquiñuela, más bien se dividió.

Algunos dirigentes de AP equivocaron el camino, hicieron públicas las discrepancias. Rafael Correa, que había renunciado a la reelección, decidió irse a Europa y emprendió una fuerte campaña contra el Gobierno. Las diferencias se extremaron. La derecha se aprovechó, tergiversó, mintió. Buscó volver al pasado neoliberal perverso, fracasó. AP se dividió. Pocos dirigentes decidieron desconocer al gobierno de AP, que triunfó con el programa de la RC. Se convirtieron en beligerante oposición.

El problema de Jorge Glas precipitó la división; quedó en manos de la justicia. Lenín Moreno aclaró que la RC y sus objetivos se respetan, al igual que el plan con el que triunfó.

El CNE desconoció las decisiones “de facto” y fracasó la “convención” ilegal de AP.  Se afianzó la lucha contra la corrupción.

Reducidos sectores arremetieron contra el gobierno de AP y la RC. Ricardo Patiño y Rafael Correa recurrieron a la OEA, a través del traidor Almagro, al servicio de la derecha continental. ¡Qué lamentable! Lanzaron por la borda toda la política internacional progresista de la RC.

El Gobierno decidió convocar a la consulta popular, a tono con el espíritu de Montecristi. Busca recuperar el poder de participación ciudadana y control social. Es una gran posibilidad para reivindicar la participación popular organizada, la evaluación de las políticas públicas, la selección correcta de autoridades en función del interés popular y nacional.

En lo económico, los resultados fueron satisfactorios, a pesar del berrinche oligárquico. En lo social se avanzó y se sentaron bases para una acción fecunda en beneficio de las mayorías. Las proyecciones y agenda de 2018 son promisorias. Saludos y éxitos para los lectores en el nuevo año. (O)