T’Challa o el afrocentrismo estético (I)

- 27 de junio de 2018 - 00:00

En estos valles y montañas ecuatoriales se castellanizó como Chalá. Por ahí anda el hermano José Chalá Cruz. Acabo de ver Black Panther traducida como Pantera Negra. Es un discurso fílmico cyberpunk en absoluta versión afrocéntrica. ¿Estrategia afrocéntrica comercial o política? Este jazzman calienta neuronas y no le encuentra la vuelta; algo está diáfano: no se grita la llegada, como versifica Antonio Preciado, se proclama la estadía con sus reinvenciones.

Las comunidades negras aún se reinventan con los materiales de la memoria, de la política y de la estética. Aquello de colonialidad del saber, del ser y de la epistemología no es una teorización difusa, es el retrato real y evidente de las personas negras de las Américas en su cotidianidad.

Si no existe o no está próximo, entonces lo reinventamos. Si Antonio Preciado se apega a sus lecturas no hubiera trascendido, él reinventó los códigos y salieron las maravillas de Kwame Bamba. Eso somos antiguos y nuevos caminantes que andamos ofreciendo el Ubuntu (o Estar-Bien-Colectivo) en cada puerta de aquí hasta Salvador de Bahía (Brasil) o de Barlovento (Venezuela) a Tumaco (Colombia).

¡Qué más da, eso somos! No reinventamos para huir o rehuir, más bien es para vivir con todos los componentes existenciales de plenitud. La historia fílmica ocurre alrededor de un país llamado Wakanda, en África, con un desarrollo tecnológico y civilizatorio ajeno a la contaminación global. Ese país tiene el vibranium, un prodigioso mineral llegado de algún territorio sideral.

Nuestra Wakanda fue la región de las Esmeraldas, sus límites imprecisos la ubican desde el norte de la provincia de Manabí hasta Buenaventura (Colombia).

Hey, paren la mano a los chovinismos escamosos de ambos lados de la raya, esta Gran Comarca de Negritudes es anterior a las dos repúblicas. La mofa colonialista de “República de los Negros y Zambos Libres” fue aceptada y el vibranium maravilloso de los ancestros fue su sorprendente capacidad de reinventarse. (O)