Una sociedad corrupta

- 03 de junio de 2020 - 00:00

Una sociedad inequitativa es una sociedad corrupta. En una sociedad corrupta es casi un deber ser que su aparato político administrativo adolezca de esta falla: la corrupción. Una sociedad históricamente maltratada y sin esperanza y futuro de cambio, es una sociedad corrupta. Se entiende que en una sociedad así, su mercado es propicio para que ocurra la corrupción justificada hasta cierto punto, por los imaginarios culturales de esa sociedad: sálvese el que pueda, comprar barato y vender caro. Un mercado propicio para la racionalidad neoliberal.

En una sociedad colonial/colonialista la corrupción es vista como la única forma de salir del anonimato al que nos condena a la mayoría, la pobreza. En una sociedad corrupta la inteligencia es corrupta. Los principios de acción son corruptos e hipócritas. Es una sociedad de la simulación y del disimulo. Una sociedad corrupta es una sociedad intolerante, que no admite a nadie que no reconozca que en el fondo los valores que dominan son los valores de la corrupción. En una sociedad corrupta la vida pasa a segundo plano, y los derechos humanos no existen.

De hecho, en una sociedad corrupta el derecho está hecho para proteger y garantizar la corrupción. En una sociedad corrupta no existe un genuino interés por la educación que no provea de elementos para actuar según las leyes de la corrupción. En una sociedad corrupta lo que yo o lo que tú pienses siempre valdrá menos. En una sociedad corrupta, la verdad es una prerrogativa del más fuerte, y la ignorancia el refugio y consuelo de la mayoría.

En una sociedad corrupta no se admiten las buenas intenciones pues partimos de que todos sin excepción somos malos. En una sociedad corrupta se celebra la coerción como la solución definitiva. Una sociedad corrupta no es una sociedad democrática, o lo es, siempre y cuando la democracia sirva a la corrupción.

Una sociedad corrupta es una sociedad en la que no se puede llegar a consensos, una sociedad en la que se desprestigia al que es contrario, una sociedad que tiene aversión por la decencia. Una sociedad corrupta es tristemente una sociedad que socaba las bases de lo público y de lo común, mientras empeora las condiciones de vida de todos, porque eso es propicio para más corrupción. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP