¿Cómo manejar el sobreendeudamiento personal?

- 29 de noviembre de 2018 - 00:00

Se acercan las fiestas navideñas y la tendencia a gastar provoca que las familias se endeuden demasiado. Muchas veces el sobreendeudamiento se asocia con los núcleos familiares de más bajos recursos, pero realmente el endeudamiento excesivo puede afectar a todos los niveles de ingresos, si son descuidados en el manejo de las finanzas personales y son propensos a consumir en demasía.

En muchos países (y Ecuador no es la excepción) el sobreendeudamiento ha sido largamente ignorado como un grave problema; sin embargo, mientras los niveles de deuda se incrementaron con la creciente oferta de bienes de consumo y los consecuentes préstamos y uso de las tarjetas de crédito en los tiempos de bonanza económica del país, mucha gente se encontró de pronto con dificultad para pagar sus deudas a tiempo, cuando la economía entró en crisis. Esa es una buena razón para buscar soluciones prácticas que permitan solucionar el sobreendeudamiento personal y familiar.

Sobreendeudamiento es la situación en la cual una familia es incapaz de pagar sus deudas, de acuerdo a una base estructural existente, en el corto plazo, pues tiene pocos ingresos, pocas inversiones financieras y otras fuentes de dinero, después de incurrir en los indispensables costos de subsistencia, sin tener que obtener nuevos préstamos para cubrir los anteriores. En otras palabras, estamos sobreendeudados cuando apenas podemos cubrir nuestras necesidades básicas de alimentación y vivienda, sin tener que “abrir un hueco para tapar otro”.

¿Cómo resolver este problema? Para empezar, hay que hacer un verdadero presupuesto familiar que incluya los ingresos reales (tomar en cuenta que los décimos normalmente ya están comprometidos) y todos los compromisos adquiridos de: hipotecas, préstamos de consumo y quirografarios, tarjetas de crédito, arriendo, luz, agua, teléfono (incluyendo celulares) y sobre todo los gastos de alimentación, salud y educación.

Si después de este análisis descubrimos que persistentemente hemos sido incapaces de pagar a tiempo nuestras deudas, lamentablemente estamos sobreendeudados. Inevitablemente la consecuencia será que estaremos forzados a reducir nuestro mínimo nivel de vida; y será desastroso, si continuamos endeudándonos. Quiero para todos unas excelentes navidades, pero no los quiero ver sobreendeudados. (O)