Secuelas del mareo del PSC en Los Ríos

- 28 de diciembre de 2018 - 00:00

Los periodistas y medios de comunicación tenemos obligaciones para con la sociedad que van más allá de llevar información. También procuramos orientar desde nuestras opiniones cuando atendemos hechos que repercuten a todos.

Analizamos sus incidencias sin ambages y venciendo temores. Sustentada la razón de esta columna y del medio que me permite transmitirla volveré a un hecho que merece seguir revisándolo en procura de analizar las secuelas que de ahí se desprenden.

Con la decisión de Johnny Terán de entregarse en Quevedo de manera total a John Salcedo y su casilla 120, a pocos días del cierre de inscripciones, mandó por los caños el trabajo de centenas de antiguos y nuevos afiliados del Partido Social Cristiano. Un trabajo de varios meses, buscando la reconformación de la lista 6 en la ciudad con más electores de Los Ríos, terminó ultrajado.

Entregado a gente que jamás antes se acercó ni menos integró el PSC. El peor mensaje a la formación política de jóvenes manifestado sin rubor alguno.

Esto traerá secuelas electorales negativas en el PSC aupados ahora en la máxima de Maquiavelo: el fin justifica los medios. El trabajo de sus bases, la reputación de un candidato, el bienestar de una ciudad quedó relegado al espejismo de las encuestas.

Quieren ganar, dicen, sin importarles con quién. Otra secuela es el sabotaje de Terán a la construcción de la militancia del PSC y a su palabra en Quevedo ¿Tras esto y de perder la prefectura, alguien apostaría por él en la ciudad escenario del ardid político?

Su mareo y afectaciones resultaron inocultables, incluso en su propio feudo. Hasta el último día de inscripción no atinaba candidato para alcalde en Babahoyo. Al final improvisó una opción que manifiesta más dudas que certezas en la continuidad de la 6 al frente de la Alcaldía de la capital provincial.

Por lo expuesto el PSC podría al final de marzo de 2019 quedarse sin pan ni pedazo en Los Ríos. Sobre John Salcedo, en lo particular y a criterio de muchos, no hay mayor cosa que opinar, al final de cuentas solo corroboró su proceder. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: