Se sirve a los más ricos o a los más pobres

- 08 de junio de 2018 - 00:00

En términos generales, las medidas políticas de los gobiernos se ubican en múltiples posiciones, entre servir a los más ricos y servir a los más pobres. Ninguna medida política es neutral o que beneficia por igual a todos los sectores económicos y sociales. Lo que la mayoría de las veces se practica es servir a los más ricos y algo a los otros sectores.

Cuando la mayor parte de un presupuesto se invirtió en beneficio de los más pobres y en menor cantidad en los más ricos, se puede decir que se realizó una revolución. Cuando dicen que se hizo una revolución y los más ricos se hicieron más ricos, es la mayor injusticia y cinismo.

Si en un gobierno se atiende a los pobres en algunas pocas necesidades en educación, salud y otros servicios sociales y los más grandes empresarios y ricos se hicieron más ricos, es una mentira decir que se hizo una revolución.

Carlos Marx, en la Crítica del Programa de Gotha, decía que “democratizar la universidad sin antes democratizar la escuela, beneficia a la burguesía”. Es injusto becar a los más ricos que asisten a la universidad, mientras los más pobres no tengan escuelas en las zonas marginadas y los lugares más alejados del país.

La mayor quiebra moral se da cuando algunas personas se llenan la boca con palabras revolucionarias y los bolsillos de dinero.

La mayor mentira es que los ricos paguen menos impuestos para que inviertan más, eso no ha pasado en ningún país. Alrededor de diez veces más se subvenciona a los más ricos con relación a los más pobres. ¿Cómo se puede sostener el presupuesto de un país si los que pueden pagar impuestos no lo hacen?

En el socialismo del siglo XXI se sostiene en la proporcionalidad de las aportaciones. A medida que aumentan los ingresos personales y empresariales, se pagan más impuestos y aranceles, y los más ricos serán los que pagarán más; en caso contrario se derrumbarán los países, como ya ha sucedido y sucederá mucho más en el futuro. (O)