El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.15/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Mariana Velasco

Redes e índices de soledad

15 de septiembre de 2021 00:06

La soledad puede atacar a cualquier edad y los jóvenes pueden ser los más afectados por la cancelación de actividades y la pérdida de tiempo social. Alrededor del 73 por ciento de los adultos de la generación Z reportaron que se sentían solos en una encuesta publicada hace once meses por la Asociación Estadounidense de Psicología.

Aunque las videollamadas grupales y las conversaciones en redes sociales se han apoderado de la vida de muchas personas durante la pandemia, todavía no sabemos cómo afecta la comunicación virtual a la soledad. Un estudio de hace ocho años reveló que las conversaciones telefónicas o en persona, entre madres e hijas provocaban cambios hormonales que reducen el estrés, mientras que los mensajes de texto no tenían el mismo efecto. El uso intensivo de las redes sociales se ha asociado con mayores índices de soledad.

Las redes sociales en Internet se han convertido en una herramienta útil para generar comunidades, intercambiar opiniones, mantener contacto con otros, así como para tener mayor acceso a información en tiempo real. No obstante, también se han convertido en la causa de problemas de autoestima, estrés y soledad.

Hace un par de años, investigadores de la Universidad de Pennsylvania, dieron a conocer los resultados de un estudio para identificar la conexión causal entre el uso de las redes sociales y la pérdida de bienestar de las personas. Según los autores, es la primera publicación experimental sobre los usuarios de Instagram, Facebook y Snapchat.

El estudio incluyó 143 estudiantes de esta casa de estudio superior. Posteriormente, de manera aleatoria, los participantes fueron divididos en dos grupos. A cada uno le dieron instrucciones específicas. Después de tres semanas, nuevamente los investigadores recabaron   información de los teléfonos celulares de los participantes, les entregaron encuestas para examinar diferentes factores como: ansiedad, depresión, soledad y miedo a perderse algo.

Los resultados mostraron que el grupo con control de redes sociales experimentó una baja en sentimientos de tristeza y soledad. Esto fue más evidente en los participantes qué, al principio del estudio se encontraban deprimidos. Si bien el estudio contó con una muestra reducida y se limitó a tres plataformas, abre las puertas a más investigaciones sobre la relación entre el bienestar emocional de una persona y su uso de redes sociales.

A estos días, muchas personas batallan con la dura realidad de sentirse aislados y solos. Para tener interacción social dependen de llamadas telefónicas, video conferencias y las salidas a la calle, donde pueden interactuar con los extraños que pasan. Les gustaría poder tener un contacto más cercano con algunas personas. El aislamiento es inevitable, por lo que hay que adaptarse.

Como parte de un experimento social, la universidad trabaja en lo que considera podría ser un buen momento para ayudar a los vecinos con pequeños actos de amabilidad a las personas que viven cerca de usted ( entregar víveres, charlar por encima de una cerca, hacer una llamada, compartir un pedazo de pastel). Hay informes que revelan  que los índices de soledad se redujeron del diez al cinco por ciento en las personas que realizaron actos de este tipo. La investigación que aún no concluye, sugiere que ni siquiera necesita conocer a la gente que ayuda.

También recomienda probar con pasatiempos como cocinar, hacer jardinería, escribir un diario o escuchar música. Las artes creativas podían reducir la soledad y aunque en este momento no sea posible cantar de forma presencial en un coro, hacerlo desde los balcones o a través de grupos virtuales, podría ser poderoso.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado