Mañana, quincena

- 14 de octubre de 2019 - 00:00

Si ustedes quieren cambiar a Ecuador, ganen elecciones, ejerzan el poder y construyan un mejor futuro. Pero nadie les pidió que nos arrinconen y que pongan al país en jaque.

Si hubieran ejercitado más la razón que el músculo, no habrían arropado (queriendo o sin querer) a los parásitos que vandalizaron nuestros días. Sus hijos y sus ancianos no necesitaban ser expuestos.

Si todos nos habláramos dándonos la cara y no la espalda, quizás hubiéramos aprendido a reconocernos mejor y a caminar juntos. Este escenario apocalíptico no deja huellas sino cicatrices.

Claro que si todos los gobernantes hubieran leído mejor las necesidades de los pueblos indígenas y reconocer su valor, seguramente hoy no estuviéramos llorando estas muertes. Si Carondelet hubiera entendido a tiempo que el mapa no empieza en Quito y acaba en Guayaquil, seríamos un solo país.

Si los subsidios se hubieran extinguido hace décadas habríamos tejido un país sostenible y hubiéramos derrotado a esta demagogia infecciosa y a ese discurso de odio. Si hubieran sido serios y hecho los deberes no tendríamos que acudir al FMI.

Si a Quito no la hubieran dejado sola, quizás la habrían respetado un poco más. Sus habitantes y su patrimonio no son culpables de nada.

Si la desgracia no se hubiera convertido en plataforma política. Si el 9 de Octubre se hubiera multiplicado. Si la Asamblea hubiera existido. Si la Fiscalía hubiera actuado. Si Twitter no contaminara.

Nadie marcha a la capital para hablar, sino para confrontar. Sabían que habría represión, pues tienen experiencia tumbando gobiernos. No son ingenuos. El problema es que no han evolucionado. Salvo contadas excepciones el relevo en el liderazgo no fue exitoso y sufrieron repetidos reveses en las elecciones. Quizás por eso están reñidos con la democracia.

Si esto hubiera sido una movilización pacífica, no se hubiera fraguado el asalto a la Contraloría y a la Asamblea. Si fueran menos beligerantes hubieran podido distinguir que a las ambulancias no se las ataca y a los periodistas no se los agrede.

Si no incendiaban, bloqueaban y destruían, no habría los $ 120 millones al día en pérdidas que calcula el sector empresarial. Mañana será quincena y al país entero le quedarán debiendo. (O)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: