El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.9/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Carlos Silva Koppel

¿Por qué Andrés Arauz será presidente?

15 de marzo de 2021 00:00

Hay que desmarcarse de la crítica y la desacreditación fácil de quien ganó la primera vuelta en las elecciones presidenciales en Ecuador. O del desprestigio a quienes votaron por el candidato de la Alianza Unión por la Esperanza (UNES), sin reconocer su idiosincrasia y sin darle ningún crédito al oponente o admitir su fuerza política. Esto significa no ver sus fortalezas ni sus verdaderas debilidades.

El “anticorreísmo” se cargó contra Manabí. Recordemos que el ecuatoriano tiene como característica colonial y machista no olvidar nunca a quien le haya hecho un bien, al menos una sola vez, así sea que después solo le defrauden o maltraten.

Más allá de que tenga el aval del expresidente Rafael Correa, Andrés Arauz fue uno antes del proceso electoral y cerca de la segunda vuelta, es otro. El carácter para asumir lo que será un reto para un futuro joven presidente, lo ha formado en tiempo récord. Es un académico con maestría, estudiante de doctorado y habla 4 idiomas. Es técnicamente el perfil que calza bien para ser presidente y creo que alguien tan preparado sabe que él solo es un soldado raso para llevar a cabo un proyecto mayor.

Retornemos a Manabí. Cuando empezó el correísmo, luego de haber sido olvidada por tanto tiempo, esta fue la primera provincia a tomarse en cuenta con lo de la Asamblea de Montecristi. Esa tierra renació. Por allí, Arauz gana de largo por la lealtad ciega de los ciudadanos.

Su discurso se basa en fijarse en los segregados, versus al de un gobierno actual de un correísmo fallido (dejando al pueblo con el pecho henchido), con polémicas y cuya falta de presencia favoreció a Arauz.

Con ese discurso progresista, mientras otros se dedicaban, se dedican, a usar como único argumento contraproducente: que “el correísmo no vuelva” … la campaña de Arauz es de laboratorio… de dirección cinematográfica.

La labor en campaña es de marabunta. Se establecieron puntos geográficos muy remotos como sucursales del partido y se reclutaron a personas en cada sector para transmitir su imagen y propuesta o lo que sea, con trabajo de hormiga.

Y así ganará la presidencia.