Pobres endeudados

- 06 de diciembre de 2018 - 00:00

A menudo se concluye que el problema central de los sectores populares es el desempleo o el subempleo, sin embargo no se procuran nuevos análisis sobre otros factores, tales como el sobreendeudamiento de las familias de estratos económicos medios y bajos.

En El Salvador, uno de los países desde donde salió la caravana de migrantes hacia EE.UU., el 58% de hogares estaba endeudado en 2016, lo que explica que muchos intenten proletarizarse en mejores condiciones en otros países para enviar remesas. En Ecuador, el 77% de un universo encuestado estaba endeudado en 2015 y muchos destinaban más del 70% de los ingresos mensuales para pagar créditos (El Comercio, octubre, 2015).

En términos históricos, la deuda se promovió desde el siglo XIX, para la extracción del sobretrabajo, convirtiendo a los campesinos en conciertos, quienes, para evitar la prisión, debían pagar infinitamente con su fuerza laboral. En Manabí, los prestamistas entregaban anticipos para obtener productos agrícolas o artesanales de exportación a bajos precios.

Toda una novedad constituyó el fío en la tienda, cuando se inició la dependencia de consumo de productos importados o escasos en la región, debido a que la gente abandonaba la parcela de subsistencia, para articularse al nuevo sistema en el que era necesario un salario, para comprar a su vez los alimentos.

En el tránsito hacia el siglo XXI se incentivó el endeudamiento de los ecuatorianos por medio de diversas formas. Los prestamistas o acreedores no solo han sido los bancos, sino también circuitos de chulco y cadenas de casas comerciales, que operan abiertamente como instituciones de crédito, para obtener sobreganancias por el cobro de altos intereses por los plazos otorgados para el pago de artefactos.

Un dato revelador es el crecimiento de las importaciones generales en 2017 (EL TELÉGRAFO, nov. 2017), lo cual se relacionaría con el crecimiento de la deuda por consumo. Por otra parte, muchos jóvenes no empiezan su vida laboral y ya están sobreendeudados en más de $ 25.000, que prestaron en su momento para financiar  estudios, sobre todo de posgrado, dado que el sistema promete darles un trabajo bien remunerado una vez logrado el título.

En términos promedio, el endeudamiento de los pobres y gente de clase económica media crece constantemente, mientras se apaga la vida de aquella generación de abuelos que conocieron la alcancía. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: