“Para vivir no hace falta matar”

- 04 de abril de 2018 - 00:00

Es refrán de los mayores para no responder a la agresión con igual forma. El día que los Águilas Negras asesinaron al hijo del maestro Juan García, la violencia en el norte de Esmeraldas ya no era simbólica. El capitalismo de bandidos competía con el otro algo más legal, pero igual de despiadado.

Este ciclo interminable comenzó a finales de los 80 del siglo pasado y las delegaciones de las comunidades negras subían y bajaban oficinas estatales, en el territorio de las Esmeraldas y en Quito con el mismo resultado: nada. Y esa nada se volvía tapaboca por amenazas de amanecidos.

De repente, aumentó la superficie de tierra pelada por la extracción desaforada de madera o la intención era dizque ampliar el área agrícola, para sembrar palma aceitera. Ya no hubo más la minería ancestral comunitaria sostenible; ingresaron empresas sin nombre, origen y al braveo más alevoso. Una pedagogía racista enseñó esta barbaridad: “Es que los negros no saben lo que tienen”. ¿Y las autoridades de cualquier pelaje y ámbito de competencias? Averigüen.

Vamos a escribirlo claro y directo en esta jam-session: el centralismo estatal no sabe dónde está parado. La buscan por el lado de la “falta” de inteligencia ¿militar? ¿policial? Llegaron tarde, el tema militar y policial siendo una respuesta no es la definitiva. Tampoco debería distraerse y distraer a la ciudadanía con culpas al correísmo; su responsabilidad tendrá, pero es parte del análisis de consecuencias y no de causas.

Observamos una matriz comunicacional equivocada, por ejemplo, se habla de la “frontera norte”, o sea, una zona de por allá, marginal, y a la vez invisibiliza a las comunidades negras e indígenas como las principales impactadas de aquella elegante metáfora: “ausencia de Estado”.

Dolorosas tragedias y destrucción de edificaciones son el efecto y no confundir con las causas, de aquellas, salvo estas líneas (¡Dios se lo pague a EL TELÉGRAFO!) la muluta de analistas y expertos no dice ni media palabra. (O)