El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.9/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Cristian Bravo Gallardo

Pachakutik y la opción del voto nulo

27 de marzo de 2021 00:00

Históricamente y dependiendo la situación de cada país, el voto nulo se ha establecido como bandera de lucha de organizaciones políticas o como medio de protesta ciudadana, al no existir confianza en el régimen político ni en el sistema electoral vigente en un país, o al no sentirse representados por las opciones electorales propuestas dentro del mismo.

Este tipo de voto adquiere significación cuando se convierte en un acto masivo, representando la "voz" de la inconformidad de la sociedad con sus gobernantes.

En el Ecuador, esta opción no ha llegado a tener hasta el momento porcentajes tan altos como para anular una elección. Datos históricos muestran que si bien durante los balotages ha existido mayor cantidad de votos nulos que en las primeras vueltas (11,3% en 1996), ello no ha sido la regla.

Las elecciones de este año, marcarán un panorama de polarización similar al vivido en el país en el 2017, cuando en segunda vuelta se decidió entre Guillermo Lasso y el actual presidente Lenín Moreno (promovido por el correísmo). En aquella ocasión, el voto nulo se redujo de manera importante (6,3%).

La opción de anular el sufragio vuelve a debate, luego de la decisión del movimiento Pachakutik de promover el voto nulo para la segunda vuelta.

Hay que tener claro que el voto nulo, no es considerado un voto válido que permita declarar ganadores. Los votos válidos serán aquellos que muestren su apoyo a las candidaturas de Andrés Arauz o Guillermo Lasso, por lo que los votos nulos únicamente permitirán la reducción del universo con el que se puede declarar ganadores.

Si los nulos llegaran a ser más del 50% del total de los votos (válidos y no válidos), podría generarse el escenario de anular la elección. Ello es una realidad poco probable por los porcentajes históricos que ha obtenido el voto nulo en el país, lo cuales no han superado el 12%.

Llaman la atención sin embargo, las declaraciones realizadas por dirigentes de Pachakutik, no en el sentido de impulsar el voto nulo en segunda vuelta, sino el anuncio de mantener una oposición al siguiente Gobierno, sea este encabezado por Andrés Arauz o por Guillermo Lasso. Esto genera dudas en torno a la visión que esta organización política tiene sobre la democracia en el Ecuador.

La segunda vuelta está en marcha y los candidatos finalistas buscan acercarse a los votantes que se alejaron de sus propuestas en primera vuelta. Los anuncios de movilización en un futuro cercano, reflejan un desconocimiento de las necesidades de institucionalización que se requieren para el fortalecimiento de la democracia en el Ecuador.

El voto nulo para Pachakutik puede resultar una apuesta política e ideológica de alto riesgo no solo para su organización y para el país. (O)