El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.5/Dic/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

“Orgullo heterosexual”

04 de julio de 2020 00:00

Es que hasta el nombre suena ridículo. No en vano en un “mundo al revés”, los cómicos de Enchufe TV hicieron una parodia de lo que significaría que “lo normal” fuera exactamente lo que se considera debe imponerse al resto. Quizá con la esperanza de inyectar alguna dosis de sensibilidad o empatía en los millones de personas que los siguen o ven.

Tranquilo amigo o amiga, no espero que con esto usted cambie de parecer. Solo quiero ponerlo en evidencia (nuevamente). Escribo simplemente para que quienes sí entienden o son empáticos, tengan argumentos o les recuerden a ustedes lo absurdo de pensar o escribir desde su comodidad y “poder heterosexual” barbaridades así.

El profesor emérito de la Universidad de Nueva York, Byrne Fone, en su libro “Homofobia, una historia”, dice que pese a que en el siglo XXI, actitudes humanas absurdas, como el racismo, el machismo-misoginia y hasta el anti semitismo han ganado ilegitimidad en el imaginario social, eso no sucede con la homofobia. Por el contrario, esas actitudes que quizá por vergüenza muchos se ahorran en escupir de sus bocas o su mente, la descargan contra homosexuales y transgéneros; en sí personas LGBTIQ+.

Fue brutal la paliza que una mujer negra trans recibió de otros congéneres en la misma Mineápolis dentro de un metro en mayo pasado, durante las marchas contra el racismo. Y es que ser negro o negra no te hace vulnerable per-se, te hace vulnerable también la percepción que tienen o pueden tener de ti las mismas personas de tu entorno que están en iguales condiciones.

Si a Alan Turing, padre de la informática, con la Orden del Imperio Británico en sus hombros, como premio por descifrar los códigos secretos alemanes en la II Guerra Mundial, lo metieron preso por homosexual, no por haberse pasado la luz roja; aunque luego fue reparado post mortem por la Reina Isabel.

Si te molesta el Orgullo LGBTIQ+, pues simplemente no discrimines. El problema es tuyo, no de quienes lo celebran. (O)

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado