Fredy Lobato

Una oportunidad valiosa desperdiciada

27 de febrero de 2021 00:00

Luis Inácio Lula da Silva cuando candidato presidencial en 1988, tras dirigir el mayor sindicato metalúrgico de São Paulo y desestabilizar la dictadura militar, perdió el balotaje, siendo querido en camadas populares y medias, ante un desconocido político alejado del eje Río-SãoPaulo, clase media alta, guapo y atlético: Fernando Collor de Melo. Los grandes medios hicieron lo suyo para desvirtuar al político izquierdista. Lula solo pudo llegar al poder 13 años después y tras perder tres elecciones seguidas.

¿Cómo? Cambió el discurso de barricada, sin variar sus principios; mudó su visual, desde rasurarse su barba hippie y amoldarse el cabello; se puso terno, camisa y corbata; dejó de usar guayaberas; y hasta hizo un rediseño de su sonrisa. Parecía presidente, estadista. La campaña fue excelente en producción audiovisual emotiva y dura contra el estatus quo. Su elector promedio se mantuvo, pero ganó el voto de la clase media de grandes urbes y de jóvenes que no vivieron la dictadura o su lucha obrera. ¿Lo que hoy serían los millennials y centennials promedio?

Este ejemplo se orienta a los dirigentes del movimiento Pachakutik que, aunque llevan ya más de 30 años en política, parece que no terminan de aterrizar algunos conceptos en cuanto a discurso electoral. Yaku Pérez, al parecer sí entendió gran parte de eso, ¿por influencia de su compañera brasileña Manuela Picq? Quizá, pero falta justamente, todo el entramado que rodea a la histórica Conaie e incluso al sindicalismo izquierdista setentero, cuya cabeza sigue ahí.

Esto no va orientado a copiar el estilo Lula, rodeado de formatos del mercadeo político, que funcionó en su momento y sabemos además en qué derivó luego con el tiempo; sino a refrescar posturas para atraer más electores. Y eso implica trabajar más en el mensaje de la cosmovisión revictimizante que hay en el movimiento indígena. El resentimiento histórico no les deja avanzar.

La mía puede ser la visión de la otredad blanco-mestiza, como diría un antropólogo de cuño, pero es una estrategia. (O)

Contenido externo patrocinado