El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.19/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

No robarás y no discriminarás

31 de julio de 2021 00:32

Ama quila, ama llulla, ama shua, el gran legado de los pueblos originarios de América Andina que precisamente estos días Pachakutik desechó por política, para defender a la asambleísta Rosa Cerda y su discurso apologético de la corrupción, de robar al Estado. Lamentable.

Actualmente, el ser parte de grupos históricamente vulnerados y discriminados, como mujeres, poblaciones étnicas, personas LGBTI o con discapacidad, no nos hace mejores o con superioridad moral. Por justos pagan pecadores, dice el adagio bíblico, pero sabemos también que la vulnerabilidad no es una patente de corso para quienes son incluidos. La igualdad de derechos y oportunidades nos supedita a estar bajo la Ley; respetarla cuando es justa y obligatoria o luchar por cambiarla, cuando alienta injusticias y desigualdades.

El reto para quien, siendo de estos grupos vulnerados, es justamente no repetir padrones e injusticias. Sobre todo, cuando tenemos la convicción de que las injusticias acentúan las desigualdades; mientras la sociedad demanda cambios y mejoras.

Para atacar a Cerda, en redes sociales salen del armario las bajas pasiones o los prejuicios en aquellos que dicen defender libertades; seguido de la conjunción “pero”, para contraponer sus propios conceptos y preconizar implícitamente la preeminencia de la segregación o discriminación; cuestionan la inclusión como un error incurrido por “progres” o verdaderos liberales.

Rosa Cerda debió (debe) ser sancionada o destituida. Una elección ganada con votos en democracia, no avala el cometimiento de fechorías, como entienden muchos políticos prófugos o procesados judicialmente. El ejemplo más reciente del excalcalde Jorge Yunda en Quito, que, en su defensa acusaba de racistas y clasistas a quienes lo cuestionaban, para distraer la discusión de las razones su remoción.

La segregación es y será una forma en que una sociedad le dice a un grupo humano, que es inferior. Eso debemos superarlo como humanidad.

No quería dejar escapar esta idea (nuevamente) del nuevo presidente peruano, Pedro Castillo; quien, con un disfraz progresista, el exdirigente campesino y docente rural, es convencido xenófobo, homófobo y patriarcalista.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado