La Navidad, fiesta europea

- 25 de diciembre de 2018 - 00:00

Si tantos “fieros” le hacen al Halloween, la Navidad no se libra de esas acusaciones. Quien haya estado en Israel en diciembre, sabe que es imposible que los pastores del evangelio hayan dormido al aire libre en esas fechas. Belén está en las montañas y ahí cae nieve. Nadie sabe con certeza la fecha del nacimiento de Jesús. Tampoco era importante para los primeros cristianos, para quienes la fecha de su muerte era más importante. Y esa fecha sí está establecida por coincidir con la Pascua judía o Pésaj.

El 14 de Nisán, siempre luna llena, cae entre marzo y abril del calendario romano. Así estaban las cosas, cuando el año 325 se legalizó el cristianismo en el Imperio romano. Había que establecer el día del nacimiento de Jesús, pues los romanos amaban el Happy Birthday. Ahora bien, los romanos celebraban siempre el nacimiento del Sol Invicto el 25 de diciembre, fecha en la cual empiezan a alargarse los días, después del solsticio de invierno. De buena fe, los cristianos romanos razonaron que el Sol Invicto era el mejor símbolo de Cristo. Así surgió la Navidad y el símbolo solar en las custodias. A principios del siglo XIII, casi mil años después, San Francisco de Asís empezó a hacer el nacimiento al estilo de San Lucas (el pesebre, porque San Mateo no lo menciona).

Los europeos del norte empezaron luego a usar el árbol de ciprés, símbolo de su fría cultura. Para darle más sabor se relacionó la Navidad con San Nicolás, un obispo griego que solía dar regalos, cuya fiesta es el 6 de diciembre. Los italianos de Bari asaltaron el pueblo original de San Nicolás y se llevaron sus reliquias.

Así surgió Nicola de Bari (el santo, no el cantante) que popularizó más a San Nicolás. Los holandeses, que fueron los primeros europeos en la isla de Manhattan, lo llamaban Sant Niklaus, nombre que degeneró en Santa Claus. El siglo XIX se solía representar a San Nicolás de verde o de negro. Parece que la Coca Cola, hace casi 100 años, lo vistió de rojo y convirtió al Mediterráneo en Ártico. (O)