Nacimiento del Libertador Bolívar

- 18 de julio de 2018 - 00:00

El pueblo ecuatoriano celebrará el próximo 24 de julio el 225 aniversario del natalicio del Libertador Simón Bolívar, valiente visionario venezolano, integracionista y emancipador.

Como se sabe, nuestros pueblos sufrían el oprobioso coloniaje español durante 300 años y a partir de la Revolución de Quito del 10 de Agosto de 1809 habían iniciado la lucha por liberarse. Simón Bolívar, rebosante de patriotismo, supo recoger ese anhelo de independencia, de progreso, de superación del atraso, de acabar con las injusticias del régimen colonial y de organizar las fuerzas para las batallas contra el opresor.

Así, pues, se liberaron del coloniaje las actuales repúblicas de Venezuela, Colombia, Panamá, Ecuador, Perú y Bolivia. Eso es suficiente para la grandeza del Libertador, pero él no solo fue un batallador por la independencia.

Su pensamiento y su acción estuvieron encaminados a transformar la vida de nuestros pueblos a reformar sus instituciones opresoras, como la esclavitud a elevar el nivel de cultura, al desarrollo económico y social. Bolívar fue, pues, un revolucionario.

Hombre de visión, comprendió los afanes de dominación política y económica de las viejas potencias colonialistas europeas y Estados Unidos, que habían emprendido el desarrollo capitalista y, para librarnos de tales peligros, hizo todos los esfuerzos en pro de la unión estrecha de los paisas latinoamericanos.

El pensamiento bolivariano tiene plena vigencia en estos momentos, cuando América Latina sufre la dominación imperialista de la que ya se han liberado Cuba socialista y Nicaragua y de la que todos los demás pueblos tratan de liberarse. Se trata de la segunda independencia: la liberación social y nacional.
Bolívar es el Padre de nuestra Patria y así lo consagró mediante un decreto el Congreso Constituyente de Riobamba de 1830.

El pueblo ecuatoriano amó al Libertador toda su vida. En los días triunfales de este gran hombre y en los de su adversidad, su memoria vive. Por eso, todos los ecuatorianos festejamos alborozados su natalicio, este 24 de julio.

Bolívar y el sueño de la Patria Grande y la Segunda Independencia siguen vigentes, sabemos que la lucha por lograrla es sacrificada. ¡Venceremos! (O)