Los medios de comunicación, ¿nuevos fiscales de las sociedades? (1)

- 28 de agosto de 2018 - 00:00

Se llama Óscar Centeno y fungió como chofer de la familia Kirchner, y del gobierno K. Durante años tuvo la prolijidad de escribir 8 cuadernos tamaño espiral, como si fuera notario, sobre los envíos de centenares de miles de dólares que gerentes de compañías, comerciantes e industriales remitían a las oficinas y domicilios de la familia K.

En algún momento Centeno se dio cuenta de que los 8 cuadernos eran una bomba en sus manos, y los entregó, no a la justicia, a los jueces o a los fiscales. Lo hizo a un diario nacional argentino, que tras detenido estudio los hizo públicos con el consiguiente escándalo político nacional e internacional.

En abril de 2006, 109 medios de comunicación en 76 países del mundo daban a conocer los resultados de una profunda investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (CIPI), sobre el despacho de abogados Mossack-Fonseca, con sede en Panamá, en los que se daba a conocer el ocultamiento de propiedades de empresas y de cuentas millonarias de jefes de Estado, políticos de mucha fama, y sobre personalidades de las finanzas, negocios, deportes y cultura de  diversas partes del mundo.

Inicialmente alguna persona (o gobierno, o agencia de espionaje o hacker) hizo llegar un superarchivo al periódico alemán Süddeutsche Zeitung, y no a los jueces o a los fiscales. Fueron los periodistas del CIPI que investigaron a profundidad los datos y destaparon este enorme estado de corrupción. En Ecuador, 1.864 empresas, 76 clientes y 148 beneficiarios, entre privados y públicos, fueron mencionados, aunque poco se conoce si fueron indiciados con algún procedimiento legal.

The Washington Post, en 1971, publicó unos documentos estremecedores llamados “Los papeles secretos del Pentágono” en los que se detallaba al pie de la letra las órdenes de muerte a miles de vietnamitas, la corrupción militar de los infantes de la Marina de EE.UU., y ocultaba el desánimo que a la final les llevó a la derrota en Vietnam. El autor de la entrega de los papeles jamás pensó en enviarlos a los fiscales o jueces. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: