Máxima tensión

- 01 de octubre de 2018 - 00:00

Desde la tarde del viernes, Brasil entró en clima de tensión máxima. En su cuarto de hospital, el capitán reformado y candidato ultraderechista a la presidencia, Jair Bolsonaro, concedió una entrevista a un popularesco presentador de televisión, cuyo programa es transmitido en directo.

Dos frases marcaron la temperatura: Bolsonaro dijo que no aceptará, en las elecciones cuya primera vuelta se dará el domingo 7 de octubre, otro resultado que no sea la victoria. Denunció, por anticipado, que cualquier resultado que no sea su elección será resultado de fraude.

La otra frase es quizá más inquietante. Bolsonaro dijo que en un primer momento, en caso de que el candidato del PT, Fernando Haddad, sea el victorioso, las Fuerzas Armadas no impedirán que asuma el gobierno. Pero advirtió que “al primer error” intervendrán.

Es un caso único desde el retorno de la democracia, en 1985, luego de 21 años de severa dictadura militar: además de adelantar que no aceptará otro resultado que la victoria, el capitán candidato advierte que “al primer error” el vencedor (por fraude, desde luego) será destituido.

Por la noche, otro golpazo: Luis Fux, integrante del Supremo Tribunal Federal, anuló una decisión de su colega de Corte, Ricardo Lewandowski, que había autorizado al expresidente Lula da Silva, quien se encuentra detenido a raíz de un juicio en que no surgió una sola prueba en su contra, pueda conceder dos entrevistas, una al diario Folha de S. Paulo y otra a El País de España, que iban a ser transmitidas por internet.

Es un caso inédito de un juez de la Corte Suprema anular una decisión de un colega sin llevar el tema al pleno. Y más: Fux, conocido por el brillo de sus peluquines importados, determinó que si las entrevistas ya se habían hecho, quedaba prohibida su divulgación. La Constitución brasileña prohíbe expresamente la imposición de censura previa.

En ese ambiente de extrema tensión, el sábado ocurrieron manifestaciones contra Bolsonaro en al menos 160 ciudades del mundo, de las cuales 97 están en Brasil. En Sao Paulo la manifestación convocada por mujeres bajo el lema “Él no” reunió al menos 150.000 personas. En Río de Janeiro, en una de las manifestaciones más concurridas en muchos años, fueron al menos 200.000. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: