Lecturas para la cuarentena

- 01 de abril de 2020 - 00:00

El titular puede ser pretencioso. La idea es simple: recrear los libros y las lecturas, de ayer y de siempre, en estas horas de cautiverio obligatorio.
Una actividad siempre postergada ha sido ordenar la biblioteca, identificar los libros leídos y los que se hallan en fila, y después de limpiarlos… acariciarlos. Por qué no. Los libros son los vestigios milagrosos de los recuerdos, que alguna vez nos acompañaron y acompañan.

Fue inevitable el reencuentro con libros de los años juveniles como “La Peste”, de Alberto Camus, autor francés que nos marcó la vida. Describió la historia de unos doctores que hallaron el sentido de la solidaridad, en la ciudad argelina de Orán, azotada por una plaga. Considerada obra fundamental del siglo XX, “La Peste” es un clásico del existencialismo que demostró que “cuando el hombre no tiene control de nada, la irracionabilidad de la vida es inevitable”.

Una lectura más profunda lleva a algunos críticos a ver en la novela una crítica a la restricción de las libertades: ante la enfermedad, las autoridades limitan los movimientos de sus habitantes para protegerlos, tal como dictaduras y gobiernos que prohíben las libertades individuales por el espejismo de un bien superior.

Otra obra maravillosa es “El Principito”, de Antoine de Saint-Exupery, verdadero símbolo de la literatura universal. Traducida a más de 180 idiomas, según el diario Le Monde, es uno de los 100 libros más leídos del siglo XX, apenas superado por “El extranjero”, de Albert Camus, obra asociada a la filosofía del absurdo; “En busca del tiempo perdido”, de Marcel Proust, cumbre de la literatura francesa y universal, comparable al “Paraíso perdido”, de Milton; y “El proceso”, novela inacabada de Franz Kafka, un relato extraordinario que replantea los misterios de la ley y la justicia.

Para completar este corto recorrido por las lecturas en tiempos de cuarentena surge un relato estremecedor: “En busca de sentido”, de Víctor Frankl, psiquiatra austriaco, creador de la Logoterapia, sobreviviente del holocausto, quien narra su experiencia en los campos de concentración nazis.

Vista la vida de encierro desde los libros y las lecturas hay tiempo para quedarse en casa, sin quejarse. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP