La solución es crecer

- 15 de mayo de 2018 - 00:00

Pomelos de España, vinos de Chile, cerdos de Dinamarca y papas fritas de Canadá. Son solo ejemplos de una larga lista de productos importados que nos acostumbramos a ver en las góndolas. El discurso oficial prometía que nos convertiríamos en el supermercado del mundo y, al final, el mundo nos llenó los supermercados.

La contracara de este fenómeno es la crisis de varias economías regionales, ilustrada con productores nacionales regalando manzanas, bananas y lechuga en Plaza de Mayo a modo de protesta. Las importaciones también desplazaron producción local en segmentos intensivos en empleo, como textil, confecciones, calzado, madera, muebles, entre otros.

¿Acaso nuestros productores y trabajadores se volvieron menos eficientes que hace unos años? No. Esta problemática es consecuencia de la política económica reciente, en particular, de dos grandes factores. Dólar barato y apertura comercial llevaron a que Argentina cierre 2017 con un déficit de la cuenta corriente de $ 31.000 millones, equivalente a 4,8% de nuestro PBI. En criollo: le compramos más al mundo de lo que le vendemos. El resultado de 2017 fue el peor de los últimos 40 años. Para peor, esta dinámica se profundizó en el primer trimestre de 2018.

Su contrapartida es el endeudamiento externo. Ahora bien, la pregunta es si nuestro país emplea dicha deuda para inversiones que mejoren la competitividad de nuestro entramado productivo y generen capacidad de repago en el futuro. O si el endeudamiento es usado para financiar importaciones que deterioran la producción nacional. Una posible respuesta: desde diciembre de 2015, la industria nacional destruyó 65 mil puestos de trabajo.

Nuestro país necesita encarar un proceso de crecimiento económico que resuelva la restricción externa, el problema estructural de la economía argentina. La actual coyuntura permite concluir que la apertura importadora financiada con endeudamiento externo no es el camino correcto. Más allá de estos momentos difíciles, nuestra historia posee ejemplos de que tenemos con qué recuperarnos y salir adelante. (O)

*Director ejecutivo de SIDbaires.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: