El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.18/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

La representación no es solo política

20 de febrero de 2021 00:00

Hay un debate público en Brasil por racismo en un reality de televisión que envuelve a todo el entramado social que va desde las redes sociales, hasta los programas de noticias y los comentarios políticos. El reality tipo “gran hermano” producido y transmitido por la mayor red televisiva continental, la Globo, cuestiona algo que aplica para muchos temas, que Ecuador poco se ha planteado: la representatividad de los discriminados.

La historia de la Red Globo es interesante, puesto que como televisora creció en poder desde la dictadura, para tener cobertura nacional y consolidar una visión cultural de nación. Pero con su poder narrativo y visual ha “puesto y derrocado” presidentes gracias a sus novelas y noticieros. Ha sensibilizado temas en novelas estelares desde el cáncer de mama, incentivo a la lectura, el feminismo, la inclusión LGBTI, las discapacidades; pero falta pulir aún en el tema del racismo.

Aquí el debate ha sido puesto en igual enfoque, cuando por Ley de Comunicación, se cuestionó el rol de programas cómicos con tenor estigmatizante. Tenemos tres grandes cadenas como Ecuavisa, TC Televisión o Teleamazonas con producción de entretenimiento enfocada en lo popular, pero sus contenidos generalmente rayan –con pocas excepciones – en la pobre creatividad narrativa, imaginación y abundante facilismo y lugares comunes.

En ambos casos, Brasil y Ecuador, la crítica va en que, por ejemplo, haya más personajes de telenovelas negros con roles protagónicos e historias que contar; no solo de extras. En Ecuador, es difícil ver reporteros negros; personajes de TV indígenas que no sean chabacanos; personajes gays o trans que no alimenten estigmas o clisés. Presentadores de noticieros que visibilicen su orientación sexual, que sí los hay y muy profesionales.

El buscar feminizar la política, mediante normas de paridad de género, ha sido un proceso largo y deficitario. Y aunque tengamos un presidente con discapacidad y vemos muchos políticos blanco-mestizos, falta tener gobernantes nacionales que sean indígenas (locales ya hay) o LGBTI; para ir superando prejuicios ¡Ojalá pronto!

 

Te recomendamos

Las más leídas