El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.4/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Cristian Bravo Gallardo

La región: Nuevos giros

19 de junio de 2021 00:07

Luego de más de una semana de haberse celebrado la segunda vuelta de las presidenciales en Perú, el ajustado conteo de votos llegó al 100% el pasado martes. Pedro Castillo de Perú Libre, superó a Keiko Fujimori de Fuerza Popular en las presidenciales y, a pesar de los pedidos de nulidad de actas de votación presentados por ambos postulantes, todo indica que Castillo será el nuevo presidente del hermano país.

Horas después de que el conteo de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) llegara al 100%, Castillo se dirigió a sus seguidores desde uno de los balcones del local de Perú Libre en el centro de Lima.

Al discurso de unidad para luchar en contra la pandemia, se sumó el discurso de lucha en contra de la desigualdad generada por varias décadas en el Perú. "Esta noche no solo debe ser de algarabía y de júbilo, sino de gran responsabilidad. No nos dejemos llevar por ilusiones, tampoco por pretensiones, tenemos que ser fríos porque hoy empieza la verdadera batalla para terminar con las grandes desigualdades aquí en nuestra patria", señaló Castillo a sus seguidores.

Y es que fue precisamente, en un escenario electoral de profunda crisis de representatividad y desgaste institucional, en el cual Castillo logró posicionarse, a través de una campaña que pudo identificar aquel descontento popular, producto de los sectores más pobres y olvidados sobre todo de la parte rural del Perú. 

De ratificarse los resultados, Castillo se sumaría a esa línea ideológica de gobernantes latinoamericanos de izquierda conservadora, constituida durante las últimas décadas y que propone vías que buscan paliar la pobreza y la desigualdad en un Estado “empresario, protector y regulador del mercado”.

Sin embargo, el pensamiento de Castillo también está cerca de un conservadurismo radical que se opone de manera categórica al matrimonio igualitario, la incorporación del enfoque de género en la educación y al aborto. 

En sus intervenciones, Castillo ha señalado también que, entre sus primeras acciones, firmará un decreto que dará 72 horas a los extranjeros para salir de Perú puesto que, los migrantes extraen divisas importantes del país, desplazan laboralmente a los peruanos, provocan actos delincuenciales e incluso, al regularizarse, podrían llegar a ser potenciales votantes de la derecha.

Con la victoria de Pedro Castillo en Perú, la tendencia de la izquierda regional, nuevamente tomaría fuerza, luego de cuatro años en donde la mayoría de los bloques políticos y económicos en el continente dio un giro hacia la derecha. El virtual presidente, según ha señalado, tiene previsto en su plan de gobierno la “revisión, regulación o anulación de los tratados internacionales”.

Con ese escenario y con una región encendida en donde están a las puertas varios procesos electorales, y ante la cercanía de Perú y Colombia, la mirada sin duda está en el Ecuador, por el giro ideológico dado meses atrás y al cual representa su actual mandatario. Las acciones del presidente Guillermo Lasso, en el ámbito económico, de la salud así como en el manejo de la política exterior, serán fundamentales ante los cambios que hoy surgen en la región.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado