El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.15/May/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Diego Salgado Ribadeneira

La oportunidad

07 de abril de 2021 00:00

El domingo 11 de abril, los ecuatorianos tienen la oportunidad de escoger entre vivir en libertad o seguir dominados por un puñado de dirigentes con aspecto de políticos. Catorce años de poderío de los denominados “socialistas del siglo 21”: correistas en el Ecuador, chavistas en Venezuela y comunistas en la Cuba de los hermanos Castro, líderes de esta corriente exacerbado por el discurso nacional-populista que se hizo del poder político para enriquecer a sus cabecillas. Se apoderaron de todas las Funciones del Estado: Ejecutiva, Legislativa, Judicial, se inventaron la Función Electoral y la de Control Social, la misma que se hizo de la “vista gorda” frente a los innumerables denuncias de abusos y corrupción.

Esas denuncias, sobre corrupción, abusos de poder, irrespeto a las normas escritas, aprobadas y festejadas por ellos mismo, dejaron de ser sospechas señaladas por periodistas de investigación o políticos de oposición, para pasar a ser hechos comprobados y en ciertos casos, aún no en todos los casos, con sentencias penales para los culpables. Entre los sentenciados culpables están: el propio ex presidente Rafael Correa, su vicepresidente Jorge Glas, varios ministros y secretarios de Estado, gerentes y directores de instituciones públicas y empresarios “enchufados” que obtuvieron millonarios contratos a cambio de comisiones y adulos, la mayoría, prófugos de la Justicia.

Está en las manos de los ecuatorianos señalar su destino, seguir con los abusivos en el poder o elegir a un grupo de políticos que proponen planes económicos viables para rescatar a la gente de su pobreza, con relaciones internacionales convenientes para obtener las vacunas necesarias para inmunizar al pueblo y que este pueda generar su sustento, que tengan una trayectoria profesional, pública y privada comprobada, preparados para gobernar con responsabilidad, patriotismo y sin complejos ideológicos con efectos negativos para la gente. (O)