El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.21/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
José Gonzalo Bonilla

La obstinación del Consejo Nacional Electoral

04 de marzo de 2021 00:00

Según el Diccionario de la Lengua Española se dice que una persona es obstinada cuando persiste por mantenerse en su resolución y tema, porfiar con necedad y pertinacia, sin dejarse vencer por los ruegos y amonestaciones razonables ni por obstáculos o reveses.

El Consejo Nacional Electoral no cedió el clamor de la mayoría ciudadana informada de contabilizar todos los votos como era el pedido de la candidatura de Pachakutik.

El Consejo Nacional Electoral no dio paso a la demanda legal y legítima de la Fiscal para investigar sobre la denuncia de fraude procesal. No dio oídos a las amonestaciones razonables del ente fiscalizador del Estado.

Los resultados a la vista demuestran que el Consejo Nacional Electoral se obstinó en mantener un sistema informático cuestionado; mantuvo el mismo personal técnico incapaz de garantizar procesos transparentes; frenó la necesidad de potenciar el Código de la Democracia; disimuló el fraude procesal en la presentación de candidaturas como la del candidato del correísmo. Se hizo de la vista gorda a la falsificación del documento de ciudadanía. Se hizo de la vista gorda a la falta del requisito de presentación del Plan de Gobierno firmado por los candidatos correístas.

A final de cuentas no generó confianza ni transparencia. El resultado “a ojos vistas” es que hoy tenemos un Consejo Nacional Electoral sin credibilidad, desprestigiado y obstinado en impulsar la candidatura auspiciada por Correa.

¿Acaso el refrán de que nadie sabe para quién trabaja se aplica a los miembros del CNE? Este consejo, con dos miembros nombrados por discriminación positiva antes que por criterios de méritos, perdió entre muchas cosas, la oportunidad de fundar una nueva cultura de diálogo en el Ecuador.

Es la primera vez que una candidatura auspiciada por un movimiento indígena llega a acariciar la posibilidad de dirigir el Ecuador. La señora Atamaint, presidente del CNE, de la noche a la mañana se volvió legalista y bloqueó el pedido de la candidatura de Yaku Pérez. No sabemos cuál hubiera sido el resultado final. Quizá el resultado arrojaba que el fraude perjudicaba a la candidatura de Pachakutik. Quizá se demostraba que el fraude beneficiaba a Arauz. O quizá los resultados se mantenían iguales, es decir, no hubo fraude.

Lo que no se mantiene igual es que la obstinación de los miembros del CNE provocó la profundización del escepticismo frente a unas elecciones transparentes. Gane quien gane será acusado de beneficiario de fraude electoral.

La obstinación de los miembros del CNE ha contribuido en ahondar el escepticismo de los indígenas frente a la justicia no-indígena.

La obstinación de los miembros del CNE nos ha hecho pensar que la cancha está inclinada para un lado…

 

Te recomendamos

Las más leídas