Ecuador, 28 de Septiembre de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Rosalía Arteaga Serrano

La fuerza de las palabras

16 de agosto de 2022 - 00:00

Hay quienes minimizan las palabras, o peor aún, las destrozan, o piensan que “palabras no más son”, también hay unos que las sueltan de manera tan descuidada, sin darse cuenta del vuelo que pueden adquirir o del daño que pueden causar.

Sin embargo debemos recordar que las grandes revoluciones en el mundo siempre estuvieron precedidas e influenciadas por las palabras, sea en forma de manifiestos, de pensamientos volcados en forma de textos escritos o también expresiones verbales, de arengas, de llamados a fijarse o incidir sobre determinadas realidades, de tal manera que se actúa a impulso de esas palabras.

Los textos de los enciclopedistas estuvieron marcando el inicio de lo que luego sería la revolución francesa, que dio nacimiento a una era, subvirtió el orden hasta entonces existente y luego alumbró las guerras de independencia americanas, a las que dieron también aliento los escritos de los precursores, como el caso de Eugenio Espejo dentro del territorio de lo que actualmente es el Ecuador.

Los escritos de Marx, precedidos por los de Engels fueron disparadores de la revolución bolchevique que se extendió no solamente por la Rusia zarista sino que llegó a los diversos confines de la tierra, y todavía se sigue esgrimiendo para dar vida a trasnochadas revoluciones que tanto daño le están haciendo a países como los de nuestra América Latina.

El auge de las redes sociales, el impacto que ellas están causando en la vida diaria de las personas, vuelve a poner sobre el tapete de la discusión el grado de influencia que tienen estas redes en los comportamientos sociales y de cada persona en particular. Así, han surgido los términos tan en boga de influencers, youtuberos, blogueros… cuyas palabras además de las imágenes transmitidas son replicadas con una rapidez e impacto exponenciales, demostrando una vez más la fuerza de las palabras acompañadas de imágenes.

Ya a nivel familiar, es frecuente escuchar palabras descalificadoras, minimizadoras, o entre el grupo de amigos o entre las mismas parejas se escuchan palabras tan ofensivas, de grueso calibre, que nos sorprenden, pero que son aceptadas como parte del intercambio diario, sin darse cuenta que el escalamiento de las palabras groseras luego puede devenir en agresiones físicas, por ello hemos mencionado en diversas ocasiones que “hay que desarmar la palabra” para no caer cada vez de manera más profunda en situaciones y sociedades violentas.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media